Batasuna y EA confían en que ETA avale este mes su apuesta política con una tregua

La banda terrorista está informada del acuerdo que recoge las condiciones para un proceso de paz, pactadas por ambos partidos

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.
La firma del acuerdo entre Batasuna y EA, el 20 de junio, situó en la primera fila del Euskalduna a Jone Goirizelaia, Pello Urizar, Rufi Etxeberria e Ikerne Badiola. ::                             L. ÁNGEL GÓMEZ/
La firma del acuerdo entre Batasuna y EA, el 20 de junio, situó en la primera fila del Euskalduna a Jone Goirizelaia, Pello Urizar, Rufi Etxeberria e Ikerne Badiola. :: L. ÁNGEL GÓMEZ

Batasuna y EA esperan que ETA avale este mes con un alto el fuego el acuerdo de ambas fuerzas políticas sobre las condiciones mínimas para desarrollar un proceso de paz, recogidas en un documento adelantado ayer por este periódico. La organización terrorista está al corriente del contenido del documento conjunto, que le pide que declare «un alto el fuego permanente bajo verificación internacional», según fuentes próximas al proceso.

El texto sale precisamente a la luz en un momento en el que los gobiernos central y vasco trabajan con la posibilidad de que ETA anuncie, de aquí al 'Gudari Eguna' del día 27, una tregua «verificable», aunque Interior considera que este gesto es «insuficiente», ya que sólo responde a la necesidad de resolver equilibrios internos en la izquierda abertzale.

El texto, que habla de la necesidad de una mesa multipartita, de derogar la ley de partidos y legalizar Batasuna, del fin de la dispersión y de la «reparación y/o reconciliación de todas las víctimas», está «abierto» a aportaciones de las formaciones y sindicatos abertzales con los que la izquierda radical ha mantenido contactos en los últimos días. El escrito es consecuencia del acuerdo firmado por Batasuna y EA el 20 de junio en el Palacio Euskalduna de Bilbao y ha sido sometido estos días a contraste con PNV, Aralar, Ezker Batua, Alternatiba, Abertzaleen Batasuna y los sindicatos ELA, LAB, Hiru y STEE-EILAS. La próxima semana podría empezar a trabajarse en la suma de las distintas aportaciones recibidas.

La clave reside, no obstante, en la postura que adopte ETA frente a esta hoja de ruta. No está claro hasta qué punto la banda se siente concernida por este último movimiento de la izquierda abertzale y EA, pero los firmantes del texto confían en que realice una aportación, en forma de «tregua verificable», que suponga un punto de inflexión hacia el final de la violencia y que supondría un importante espaldarazo al acuerdo Batasuna-Eusko Alkartasuna, según las fuentes consultadas.

Fuentes próximas al proceso destacan que el hecho de que el mundo de Batasuna haya firmado un documento en estos términos supone un «gran avance» y una reafirmación de que su apuesta por las vías exclusivamente políticas es sincera. Subrayan el «paso adelante» en temas como la apelación a los 'principios Mitchell', aplicados con éxito en Ulster y que hablan de la necesidad de negociar y desmilitarizar; y del reconocimiento de los «derechos humanos, civiles y políticos básicos de todas las personas», entre los que citan, por ejemplo, el «derecho a la vida».

Los ritmos

También se desprenden cambios respecto a las conversaciones de Loyola, en 2006, al limitar el diálogo entre el Gobierno y ETA a las «consecuencias» del conflicto (desmilitarización, presos y víctimas), mientras las cuestiones políticas quedan en manos de los partidos.

El ritmo del proceso, en el que se contemplaba un gesto de ETA para julio, está siendo más lento de lo deseado por los firmantes del Euskalduna. EA y Batasuna asumen, no obstante, las dificultades que entraña un camino como el que están emprendiendo y se aferran a la filosofía de «mejor ir lento, pero seguro, que rápido y mal». Una situación que sí dificulta la pretensión de la izquierda abertzale ilegalizada de volver a las urnas en las elecciones locales de mayo.

Eusko Alkartasuna y la izquierda abertzale divulgaron ayer un comunicado conjunto que explica que el documento desvelado por este periódico es el desarrollo del texto 'Bases de un acuerdo estratégico entre fuerzas políticas independentistas', el denominado acuerdo 'Lortu Arte', firmado el pasado 20 de junio en el Euskalduna. Tras reiterar que fue redactado por las dos fuerzas, destacan que tiene como objetivo «superar la actual situación política vasca y lograr que Euskal Herria entre en una nueva fase caracterizada por la paz y la normalización política».

Agregan que ese pacto ha comenzado a desarrollarse, «siempre con la mirada puesta en lograr el objetivo declarado de conseguir el Estado vasco independiente mediante la acumulación de fuerzas soberanistas que desarrollen una estrategia de confrontación democrática con los Estados español y francés».