Pánico en la plaza de Tafalla

Un toro saltó al abarrotado tendido y dejó al menos cuarenta heridos, la mayoría leves

M. JOSÉ TOMÉ
El toro, subiendo por el tendido./ N. Ibargüen/
El toro, subiendo por el tendido./ N. Ibargüen

La tragedia planeó ayer sobre la localidad navarra de Tafalla y a punto estuvo de teñir de luto sus fiestas patronales. Un toro que participaba en la final del concurso de recortadores saltó a un abarrotado tendido, donde se vivieron momentos de auténtico terror entre el público. Al menos cuarenta espectadores sufrieron heridas de distinta consideración, entre ellos un niño de diez años que presentaba policontusiones de carácter reservado, según indicaron fuentes del Gobierno foral.

El más grave fue un vecino de la localidad guipuzcoana de Oiartzun, de 47 años, que sufrió una cornada en la espalda de la que tuvo que ser intervenido en la enfermería de la plaza. Una vez estabilizado, fue trasladado al hospital de Navarra, en Pamplona. Los servicios de emergencia también tuvieron que atender a numerosos asistentes con ataques de ansiedad.

El susto saltó a las siete menos cuarto de la tarde. Las gradas de la plaza de Tafalla estaban repletas de público, mayores y pequeños, que disfrutaban de la final del concurso de recortadores. Cuando los empleados del coso trataban de devolver a los corrales un toro que no reunía las condiciones para participar en el espectáculo, el animal se revolvió y, de un espectacular brinco, saltó el callejón y las barreras hasta alcanzar las gradas, donde desató el pánico. Los espectadores, aterrorizados, trataron de huir en avalancha, mientras el animal, igualmente asustado, embestía a diestro y siniestro.

La odisea duró unos eternos quince minutos durante los cuales agentes del área de Prevención de la Policía Foral, empleados del coso y los propios asistentes trataron de reducir al morlaco. Al final, un grupo de personas lograron atrapar al astado, amarrarlo con una soga y devolverlo al albero, donde un joven torero local lo apuntilló.

Anoche aún había confusión sobre la cifra de heridos y su estado, aunque parece que la mayoría presentan lesiones leves. Los servicios de emergencias contabilizaron seis traslados en ambulancia al Complejo Hospitalario de Navarra, en Pamplona. También fueron evacuados a Urgencias el niño de 10 años al que le cayó el toro encima; una mujer con diversas contusiones y otro joven de unos 24 años con un golpe en la axila. Además de los traslados hospitalarios, al menos otros 14 espectadores acudieron por sus propios medios al centro de salud de Tafalla.

No fue el único susto de la jornada. Por la mañana, el tradicional encierro se prolongó durante más de 20 minutos porque un toro quedó rezagado desde el inicio, causando numerosas situaciones de peligro.