La protectora recibió una herencia

Una socia del Centro de Acogida y Adopción para Perros y Gatos de Bizkaia (Capegabi) dejó una suma de dinero indeterminada en herencia a la asociación. Según explica Esteban Martínez, responsable de la protectora, esta cantidad se ha utilizado en «alquilar» las instalaciones de Santurtzi por un «largo» periodo. El centro canino, sin embargo, puede verse obligado a cerrar si los jueces desestiman los recursos presentados por el propietario del recinto. Martínez asegura que desconocía la orden de clausura municipal que pesa sobre el recinto desde noviembre del pasado año y el proceso judicial abierto desde entonces. En este sentido, subraya que, antes de alquilar este espacio, pasaron «ocho o nueve meses» intentando comprar un solar en el que poder ejercer su actividad.