Las barracas costarán 3 euros como máximo

El Ayuntamiento limita los precios, fija tiempos mínimos de dos minutos por viaje y obliga a los 71 feriantes a disponer de hojas de reclamaciones

TERESA ABAJOBILBAO.
Las barracas costarán 3 euros como máximo

Las barracas volverán el 13 de agosto a su escenario tradicional, el parque de Etxebarria, con algunas novedades. La más importante es la rebaja de los precios, que deberán atenerse a los límites marcados por el Ayuntamiento de Bilbao: 3 euros como máximo para las atracciones de adultos y 2,5 para las de niños durante la Aste Nagusia, y cincuenta céntimos menos el resto de los días. Dentro de esos parámetros, cada negocio podrá lanzar sus propias promociones y descuentos, aunque no se espera que haya días populares en el conjunto de la feria.

El precio es la máxima expresión del cambio de modelo en la gestión del recinto ferial, uno de los ingredientes esenciales de las fiestas. El Consistorio ha pasado de firmar un convenio con la Asociación de Feriantes Autónomos de Euskadi a sacar a concurso, una por una, las autorizaciones para instalar atracciones. Este año serán 71, cuatro menos que el verano pasado. Además de respetar los caminos del parque y las zonas de juegos infantiles, las obras de la Línea 3 del metro imponen nuevas restricciones. En concreto, habrá once aparatos de adultos -entre ellos la noria gigante de 60 metros de altura-, catorce infantiles, cuatro espectáculos, seis churrerías, cinco máquinas de habilidad, once juegos de azar, dos puestos de vinos generosos, catorce casetas -una de ellas ha quedado desierta en la adjudicación- y cuatro bares terraza. Todos ellos convivirán con la carpa del Circo Mundial, que ocupará 4.000 metros cuadrados de superficie.

Certificados de seguridad

A la hora de convocar el concurso, la Oficina de Uso del Espacio Público se ha basado en la experiencia de años anteriores para garantizar «la variedad» de la oferta. Pese al cambio de modelo, la mayor parte de los adjudicatarios son habituales de la feria bilbaína. En el pliego de condiciones se ha incluido la churrería de El Arenal, que deberá cumplir dos condiciones: mejorar su diseño y ajustarse a un precio máximo (4,5 euros la docena de churros en fiestas y 4 el resto de los días, ya que permanecerá abierta hasta el 5 de septiembre).

El año pasado los feriantes congelaron sus tarifas, que eran de 3,30 euros para las atracciones de adultos con carácter general y de 4 o 4,20 para las especiales. Ahora, por tanto, deberán bajarlas. Los mesones y terrazas han entregado su lista de precios para optar a la adjudicación y deberán exponerla en un lugar «bien visible», en euskera y castellano, al igual que las barracas. Los viajes no podrán durar menos de dos minutos y todos los negocios dispondrán de hojas de reclamaciones, otra novedad de este año. Las bases del concurso también especifican los seguros y certificados de seguridad y montaje, revisión anual, eléctrica y de extintores que deben presentar los profesionales. En la adjudicación se han tenido en cuenta, junto al proyecto de explotación y la propuesta técnica, las medidas para minimizar el impacto ambiental de estas actividades.

El Ayuntamiento, que ingresará 423.000 euros por las tasas de ocupación de suelo de las barracas y 26.000 por el circo, asumirá las labores de limpieza del recinto ferial, la instalación de aseos y la prestación de asistencia sanitaria y de primeros auxilios. En las bases del concurso se especifican los niveles de ruido permitidos -no podrán superar los 75 decibelios- y el régimen de infracciones y sanciones, con multas de hasta 750, 1.500 o 3.000 euros. Las faltas muy graves podrán dar lugar a la expulsión inmediata de la feria con un veto para las próximas cuatro ediciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos