El Puente Colgante cambia de color

Los técnicos aconsejan aliviar el negro azabache y plantean acercarlo al marrón oscuro del de la Torre Eiffel

IVÁN ALONSOPORTUGALETE.
La reforma del Puente Colgante, patrimonio de la Humanidad, empezará en septiembre y absorberá 1,5 millones de euros. ::                             EL CORREO/
La reforma del Puente Colgante, patrimonio de la Humanidad, empezará en septiembre y absorberá 1,5 millones de euros. :: EL CORREO

¿De qué color es la Torre Eiffel de París? Piénselo un momento. Si su respuesta ha sido «negra», se ha equivocado, pero no pasa nada. Según una reciente encuesta, el 95% de las personas que visitan este monumento piensan que es de tono azabache cuando en realidad es de un marrón oscuro, muy parecido al del champán. Además, ha cambiado varias veces de color.

Al igual que el famoso emblema parisino, el Puente Colgante de Vizcaya, nombrado patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2006, cambiará también muy pronto de tonalidad. La ambiciosa reforma a la será sometido a partir de septiembre -la mayor desde su reconstrucción tras la Guerra Civil y una de las más importantes en sus 117 años de historia- para consolidar su estructura y cambiar las partes desgastadas por el uso traerá también una novedad impactante para el transbordador: el adiós definitivo a su riguroso luto y un futuro en color.

Las razones que se esconden detrás de la decisión son técnicas. Los ingenieros que han estudiado su estructura durante más de dos años recomiendan aliviar el negro azabache, ya que esta tonalidad absorbe tal cantidad de radiación que provoca variaciones en su esqueleto metálico de hasta varios milímetros suplementarios por cada grado centígrado en verano. Episodios como el bloqueo de la barquilla hace un par de años por una dilatación extrema de sus rodamientos podrían evitarse si el puente vistiera el mismo color de su pariente francesa. Aquella llega a medir hasta 18 centímetros más en verano por este fenómeno térmico.

Este será uno de los temas que los responsables del monumento plantearán a las instituciones en las próximas reuniones que se avecinan antes de que, a principios de septiembre, arranque una de las mayores reformas del Puente Colgante en toda su historia. Fue en febrero de 2008 cuando José-Martín Uriarte Rubio, actual presidente de El Transbordador de Vizcaya S.L., decidió poner en marcha un estudio arquitectónico para descubrir qué deficiencias arrastraba una infraestructura centenaria y qué tipo de trabajos serían precisos llevar a cabo para garantizar la existencia y servicio diario de este icono durante lo que queda de siglo. El consejo contactó con la ingeniería Idom para realizarlo. Gracias a un 'escaneo' tridimensional subvencionado por el Ministerio de Cultura para obtener planos fidedignos y perspectivas con millones de puntos de detalle, se elaboró un informe en el que se indican las actuaciones a corto plazo que deben articularse para poner freno a su deterioro.

Cuatro meses con andamios

Aunque su estado general es bueno y la seguridad de los usuarios está garantizada, los ingenieros detectaron indicios de corrosión en algunas piezas y plantearon la inaplazable decisión de volver a pintarlo entero, como se realizó hace 14 años para sustituir una pintura pasada de garantía que ya no puede defender al metal de un ambiente hostil con un índice de salinidad enorme. El objetivo final pasa por consolidar integralmente la estructura sustituyendo las péndolas -los cables que sujetan el tablero central- y las ménsulas -los tirantes de metal sobre los que descansa la viga-carril-. Además, los arriostramientos del pilar de Getxo, que quedaron afectados por la bomba de 1937 que destruyó esa sección, están combados y corroídos y también deberán ser cambiados.

La idea de los responsables del puente es no parar en ningún momento su servicio de 24 horas al día. Se va a pedir, eso sí, paciencia a los usuarios porque la estética original estará oculta durante cuatro meses por el montaje de los andamios y lonas para evitar que caiga polvo. La pasarela superior será más complicada tenerla abierta. Aseguran que «se va a intentar», pero reconocen que mientras los operarios actúen sobre las péndolas será casi imposible. La mayor parte de los trabajos se llevarán a cabo por la noche.

El plan absorberá una inversión de 1,5 millones de euros. El debate que se suscita ahora es encauzar las vías de financiación. Las obras serán costeadas en gran parte con cargo a fondos de la Comisión mixta de los ministerios de Fomento y Cultura, que aportarán un millón de euros. La cantidad restante se espera obtener apelando a la generosidad de los Ayuntamientos de Portugalete y Getxo, los dos municipios cuyas orillas une el trasbordador. Los responsables del puente esperan una reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de hasta el 90% y la exención del cobro del impuesto de obras. Además, anuncian que podrían conseguir hasta 300.000 euros de aquellas marcas comerciales interesadas en estampar su nombre en los grandes armazones mientras se ejecuten los trabajos.

Fotos

Vídeos