La mayoría de las SICAV huye de Euskadi

El presidente de la CNMV, Julio Segura, se refiere en tono crítico a las consecuencias que ha tenido el aumento de la fiscalidad en el País Vasco

MANU ALVAREZ M.ALVAREZ@DIARIO-ELCORREO.COMBILBAO.
La mayoría de las SICAV huye de Euskadi

Dos tercios de las sociedades de inversión -Sicav- que estaban domiciliadas en el País Vasco hasta el pasado año han cambiado ya su domicilio social y han huido de Euskadi, después del aumento de la presión fiscal aprobado a finales de 2009 por el Gobierno vasco y las diputaciones forales para esta fórmula que utilizan habitualmente las grandes fortunas. El dato fue aportado ayer en una comparecencia en el Congreso por el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Julio Segura, quien advirtió sobre los riesgos de deslocalización que puede tener para España una acción contra estas sociedades y puso como ejemplo, en tono crítico, lo que ha sucedido en Euskadi en los últimos meses.

Como ya es conocido, las haciendas forales aprobaron a finales del pasado ejercicio una modificación del Impuesto de Sociedades. Hasta entonces, las Sicav tributaban con el 1% de sus beneficios y el cambio situó el gravamen en el 28%, el mismo que se aplica a las sociedades mercantiles. En el resto de España, sin embargo, se mantuvo la tributación del 1%, por lo que los propietarios de estos instrumentos de inversión han decidido buscar el refugio de la legislación del Gobierno central.

Salida masiva

De acuerdo a los datos facilitados por la CNMV, de las 212 Sicav que había a mediados de 2009 con domicilio social en Euskadi, tan sólo quedarían ya unas 70. Todo apunta, además, a que antes de que finalice el año no quedará ni una sola en la comunidad autónoma vasca.

Julio Segura puso ayer el caso vasco como un ejemplo de la capacidad de 'movimiento' de este tipo de sociedades de inversión y de los riesgos que existen si se modifica su fiscalidad. «Si hubiera un cambio -apuntó en torno a las Sicav- cabría pensar que ésto podría tener efectos sobre la deslocalización. De hecho, recordamos una experiencia muy limitada, como ha sido la modificación de la fiscalidad de las Sicav en el País Vasco, y el resultado que conocemos tras preguntar a las gestoras es que dos tercios de las que tenían su domicilio social en el País Vasco se han ido a Madrid o a otras comunidades autónomas». Segura dio a entender que la CNMV tiene que ser neutral respecto a los cambios fiscales -«está en manos de sus señorías», dijo a los parlamentarios-, pero recordó que «en todos los países de la Unión Europea existe un tratamiento fiscal similar».

«Las haciendas forales recaudaban el 1% de los beneficios, que evidentemente era poco, y pretendían ingresar el 28%. Ahora que no hay beneficios porque no quedarán Sicavs en Euskadi, el ingreso no será poco, sino que será cero», apostilló ayer un experto del sector financiero.

La Kutxa también traslada

Aunque el rastreo de lo que sucede con estas sociedades resulta una tarea tortuosa en los registros de la CNMV, una primera aproximación ya permite vislumbrar que la fuga de las Sicav del País Vasco no sólo ha tenido efectos en materia fiscal, sino también, como ya anticiparon los responsables de la Bolsa de Bilbao en su momento, sobre la actividad de gestión de patrimonios en la comunidad autónoma.

Así, hay casos en los que no sólo se ha producido el traslado de la Sicav a Madrid, sino que además su gestión ha sido encargada a otras empresas. Esta es la situación, por ejemplo, de la Sicav 'KGinves 11', gestionada por la Kutxa guipuzcoana hasta el pasado año, que ha pasado a tener domicilio en Madrid y a ser controlada por La Caixa. También la auditoría anual, que era realizada por una empresa guipuzcoana, ha sido entregada ahora a una firma multinacional que realiza el trabajo desde Madrid. La caja de ahorros guipuzcoana, controlada por el PNV, ha trasladado en los últimos meses el domicilio de otras Sicavs que gestionaba a la capital de España.

Fotos

Vídeos