«Tenía la tripa como si me la hubiesen envasado al vacío»

Egoitz Ríos. Ganador de 'El conquistador del fin del mundo' de ETB

GORKA LARRUMBIDE
Egoitz Ríos posa con el cheque que le acredita como ganador. :: ETB/
Egoitz Ríos posa con el cheque que le acredita como ganador. :: ETB

Supo lidiar las nominaciones, convencer con la palabra, ganarse la confianza de sus compañeros. Fue educado, cuidadoso, atento. Llegó a la final sin disputar un sólo duelo. Para algunos, sin apenas desgaste, 'a la chita callando'. Para otros, de la mejor de las formas, con el beneplácito de sus compañeros, sin reproches. Egoitz había montado en kayak en un par de ocasiones, suficiente para encaramarse a lo alto del glaciar Perito Moreno, ondear la ikurriña y convertirse en el sexto 'Conquistador del fin del mundo'. Un premio que quiere compartir con otro compañero, con otro aventurero, con su hermano gemelo, Ekaitz, también finalista, y en palabras del propio ganador, «igual de meritorio». Cuarenta días después, el cóndor voló más alto que sus rivales. Fue más rápido, más hábil, y como le reconoció el propio Julián en la exitosa final -seguida por un 28,3% de la audiencia-, el mejor.

-Una madre siempre desea lo mejor para sus hijos. Ella quería que sus gemelos fueran 'conquistadores'.

-Sí. Vio la convocatoria por internet y nos animó a participar. Le tomamos por loca, pero nos picó el gusanillo. A la dirección le hizo gracia que fuéramos gemelos. A Joxan, director del programa, le caímos simpáticos. Nunca antes se había presentado una pareja. Las pruebas y las fotos las hacíamos desde el primer casting juntos. Intuíamos que nos la querían liar.

-Y así fue. En la primera fase, dos gemelos participando como si de un único concursante se tratase.

-¡Y con el Sargento de Hierro!, el implacable Manu Maritxalar.

-Bueno, bueno... tenía su corazoncito.

-Nos metía mucha caña. Allí todos le teníamos paquete, pero era su papel. Lo peor, aquella cárcel, parecía Guantánamo. Encima, cada concursante tenía su propia lata diaria de comida, nosotros teníamos que compartirla.

-Sí, pero el apoyo de tener a su hermano a su lado también compensaría.

-A la gente se le olvida que durante las primeras semanas nos perjudicó enormemente. Quizás sólo nos sirvió en la etapa unificada, pero he tenido excelente relación con casi todos mis compañeros, apoyos no me hubieran faltado.

-Y Juanito les separó.

-Sí, a mí me eligió para su equipo de los cóndores. La convivencia con él fue muy grata, nada que ver con lo que se ve por televisión, aunque tiene carácter. Hubiese preferido a Korta, pero este año él ha sido el cascarrabias (ríe).

-Venga, confiese, con Juanito alguna escapadita y algún pitillito ya se fumarían.

-Algo hubo de todo eso..., pero poco. Es perro viejo y se las sabe todas. Pero bueno..., ¡perdí 11 kilos!

-¿Por el hambre o por el agotamiento psicológico al que les sometía Koldo en su equipo? Fue el único que le dijo lo que pensaba.

-(Carcajada). Todos acabamos un poquito hartos de su 'yo ya lo sabía', ¡Cómo si los demás fuéramos tontos!

¿Un infiltrado?

-Muchos dicen del chino Qi que, precisamente, se hacía el tonto. En la etapa unificada su abandono dejó perpleja a la audiencia. En las redes sociales bromean con la posibilidad de que fuera un infiltrado.

-Todavía tengo mis dudas, aunque me aseguran que no. Su decisión no nos convenció a muchos. Todo nos sigue pareciendo raro.

-Sin embargo, le han elegido como favorito. ¿Le sorprendió que el público no tuviera a los finalistas en cuenta?

-Sorprende un poco. La audiencia ha premiado al que parecía más débil.

-¿Y qué opinión le merece Andeka, el polémico concursante que inició su andadura en el concurso con la camiseta de la selección española?

-Es un buen tipo. El que lleve una u otra camiseta no debe influir en tu trato con él.

-Si de usted hubiera dependido la elección del favorito...

-...hubiera elegido a Herrero, que es un crack, un chico noble y buenazo.

-¿Lo peor del concurso?

-El hambre. Tenía la tripa como si me la hubiesen envasado al vacío, no tenía ni aire. Eso sí, ha sido una experiencia única, y compartirla con mi hermano, algo increíble.

-Sustituye en el cargo de conquistadores al meritorio Gotzon Mantuliz. Él se proclamó vencedor en Ushuaia, en el 'Faro del fin del mundo'. ¿Le queda la espinita de no haberlo tocado?

-Sí, y de conocer todo aquello. Pero son órdenes del gobierno argentino, que no permite rodar ni pisar el islote para proteger la zona. Es una decisión al margen del programa.

-En Galdakao, y en Arkotxa, su barrio natal, el domingo se vivió la final intensamente.

-Sí, con pantallas gigantes y brindando con champán. ¡Le hicieron entrevista hasta a mi abuela! Mi hermano y yo les estamos muy agradecidos.

Fotos

Vídeos