Expertos debaten en San Sebastián cómo atajar el acoso a menores por internet

E. C.SAN SEBASTIÁN.

Alejar al menor del entorno en el que sufre el ciberacoso, suprimir del ordenador el software «malicioso» que pueda ayudar al agresor a lograr su objetivo y filtrar los amigos de la red social en la que navega son algunas de las medidas que deben adoptarse ante un caso de 'bullying' a través de internet. Así lo recomendó ayer Jorge Flores, director técnico del Congreso Internacional de Ciudadanía Digital, que reúne hasta el sábado en San Sebastián a expertos internacionales para debatir, entre otros asuntos, el 'ciberbullying', considerado uno de los principales riesgos a los que deben hacer frente los menores en su relación con la Red.

Durante este simposio se presentará el primer protocolo de actuación escolar ante este fenómeno en España, del que Flores avanzó que recogerá una serie de medidas técnicas, del ámbito puramente informático, y también de convivencia y psicoeducativas, las cuales se pueden acoplar a los protocolos del acoso tradicional. La diferencia con éste último es que el que se produce a través de internet se extiende más allá del propio centro escolar y para atajarlo es necesario «un gran consenso».

El documento, que será presentado hoy en el congreso por Rosario del Rey, del departamento de Psicología de la Universidad de Córdoba, deberá ser «validado» por técnicos especialistas en convivencia y después perfeccionarse, detalló Jorge Flores, quien reconoció que «aunque el ciberacoso escolar ya tiene incidencia, es un fenómeno relativamente nuevo del que no hay suficiente experiencia». «Se puede hablar de acoso ocasional, sin llegar a grave, en un 20% de los casos, y agresivo, fuerte o severo en un 3%», señaló, antes de advertir de que Internet «es una herramienta muy grande y potente y sólo con una acción se puede hacer mucho daño».

Por su parte, la consejera de Educación, Isabel Celaá, subrayó el interés de su departamento por este congreso de expertos, que busca «dar respuesta a problemas» que ya habían «detectado» en el sistema educativo vasco y del que podrán extraerse materiales para la formación del profesorado en la prevención de este fenómeno.