Gallizo rechaza que la convivencia de funcionarios y mujeres en prisión genere más abusos

E. C.MADRID.

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, rechazó ayer en el Senado culpar a la Ley de Igualdad y la presencia de funcionarios varones en las cárceles de mujeres del incidente registrado en la prisión madrileña de Alcalá Meco, en el que varios trabajadores mantenían relaciones con reclusas a cambio de favores y argumentó que en las cárceles también hay relaciones homosexuales. Se refirió a un amplio espectro de casos, como el relacionado con el cuidador de una guardería de Madrid, acusado de vejar a niños de tres años; un médico de Gijón, acusado de abusar de una paciente, un fiscal, un profesor de música, un catedrático, un cabo de los Mossos d' Esquadra o los religiosos carmelitas, entre otros. «Ya me dirán qué tiene que ver esto con la Ley de Igualdad», remachó.

En este sentido acusó al PP de acudir a un hecho concreto en lugar de referirse a la situación general de Instituciones Penitenciarias. De este modo, respondió a la intervención de la senadora popular Encarnación Naharro, quien criticó la igualación de escalas, que permite a funcionarios trabajar en cárceles de mujeres y viceversa. «Pueden ser hechos puntuales, pero no dejan de tener gravedad. Ya alertamos de que este tipo de problemas podían surgir»», insistió Naharro.