Los toros «están garantizados» en Euskadi

El lehendakari respalda en el Parlamento la continuidad de los festejos taurinos por su «arraigo y tradición popular entre los vascos»

ALFREDO CASASBILBAO.
El lehendakari en el callejón de Vista Alegre, en la pasada feria de la Aste Nagusia. ::
                             EFE/
El lehendakari en el callejón de Vista Alegre, en la pasada feria de la Aste Nagusia. :: EFE

El debate sobre la prohibición de los toros irrumpió ayer en el Parlamento vasco a raíz de una pregunta parlamentaria al lehendakari. El portavoz de Ezker Batua (EB), Mikel Arana, quiso saber cuál era la posición del Ejecutivo de Patxi López en el tema y la respuesta no pudo ser más clara. «El interés principal del Gobierno vasco es garantizar la celebración de las corridas de toros de Euskadi, y que todos los aficionados puedan seguir disfrutando de estos festejos como hasta ahora; desde el respeto y la absoluta normalidad».

En su intervención, López equiparó las corridas de toros «a otras fiestas populares de gran tradición en Euskadi. Tanto es así que, según está documentado en los archivos de la Universidad de Oñati, uno de los primeros festejos taurinos celebrados en España tuvo lugar en Soraluze en el año 1160». En su argumentación, el lehendakari también destacó el prestigio del que gozan las plazas de toros de las tres capitales vascas.

Amparado en los cuarenta y ocho espectáculos taurinos celebrados «con gran asistencia de público» en dieciséis localidades vascas el pasado año, López dejó fuera de toda duda el interés y la afición que hay en esta comunidad hacia la Fiesta y aseguró que «el público taurino en Euskadi es como la propia sociedad vasca: plural y diversa».

La polémica sobre la prohibición de los toros, surgida en Cataluña el año pasado, se había mantenido hasta ahora fuera del orden del día de la Cámara vasca. En el caso catalán, los partidos se vieron obligados a 'retratarse' en el Parlament a raíz de la admisión a trámite en el mes de noviembre de una Iniciativa Legislativa Popular a favor de abolir las corridas de toros en esta comunidad. En el otro plato de la balanza se ha subido Esperanza Aguirre, que ha implicado al Gobierno de la Comunidad de Madrid de forma activa en la defensa de las corridas. La presidenta madrileña firmó hace unas semanas un decreto en el que se declara la «Fiesta como un bien de interés cultural a proteger». Se trata del primer Ejecutivo autonómico que se posiciona en este sentido.

Conocedor de este encarnizado debate entre aficionados y antitaurinos, el lehendakari no negó ayer en Vitoria la existencia de opiniones contrarias a las corridas en Euskadi, aunque subrayó que «el debate abierto en Cataluña no responde en estos momentos al sentir mayoritario de los vascos; aún así, estamos atentos al desarrollo de ese debate y a su desenlace final», anotó.

«Otra cosa es prohibir»

Ante la insistencia del portavoz de EB, que se mostró especialmente beligerante y sostuvo que, a su juicio, los «animales son maltratados en este tipo de festejos», Patxi López señaló que en el programa electoral del PSE se contempla fomentar los derechos de los animales, pero «una cosa es sensibilizar y otra cosa es prohibir», matizó. «Este Gobierno va a respetar la actual situación mientras no haya un sentir mayoritario que indique lo contrario».

Casualmente, el debate vivido ayer en el Parlamento vasco coincidió con la publicación en el Boletín Oficial del País Vasco del nuevo Reglamento de Espectáculos Taurinos, consensuado con los profesionales del toro y las asociaciones de aficionados. La reforma de esta reglamentación se ha centrado en los artículos sobre los que se suscitó un importante debate y que provocó que los toreros integrados en la asociación profesional Taura y los colectivos de picadores, banderilleros y mozos de espadas manifestaran públicamente su intención de no torear en las plazas del País Vasco mientras no se rectificaran determinados puntos que, consideraban, iban en contra de sus intereses y del desarrollo de la lidia.