«El agua bajaba contaminada y a veces ardía»

Ya no quedan vecinos en Retuerto que recuerden el barrio libre de la contaminación industrial. Pero, en su opinión, lo de Plastificantes de Lutxana «superó todo lo imaginable». «Los gases tóxicos se metieron por la aireación y hasta por los desagües. Incluso un estudio reveló restos de esas sustancias un año después», subrayó Alfredo Herrán.

El de agosto de 2003 fue sin duda el más llamativo porque hubo que desalojar a medio centenar de personas, «pero ha habido muchos más». «Olíamos mal, pero no podíamos hacer otra cosa que tragarnos lo que echaba Cepsa», lamentaban. Según revelan los afectados, las emanaciones «llegaban a quemar la ropa de los colgadores. Incluso el río Castaños llegó a arder dos veces por toda la contaminación que tenía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos