La tiranía urbanística

MIGUEL ÁNGEL PÉREZ DÍEZ. GETXO-VIZCAYA

Hace dos años, y tras grandes esfuerzos, adquirí un piso en la calle Ezequiel Aguirre de Romo. Es un piso pequeño pero muy soleado que da a la plaza de las antiguas escuelas de Santa Eugenia. Cuál es mi sorpresa cuando hace unos meses el señor alcalde y todo su equipo de gobierno nos pone un 'tenderete' en la plaza para enseñarnos sus maquetas de la nueva kultur-etxea y del teatro de Algorta. Mis ojos no daban crédito a lo que estaban viendo: Un rascacielos de casi siete plantas sustituirá a las antiguas escuelas. Me quedé tan atónito que una amable señorita que estaba 'velando' por las maquetas me dijo: ¿Está usted bien?, a lo que contesté: No, me estoy muriendo al ver esto.

¿Qué podemos hacer los vecinos y vecinas de esta plaza para que no nos coloquen un edificio de triple altura que el anterior? ¿Qué va a ocurrir con todas aquellas viviendas que quedarán 'condenadas' a la oscuridad por este edificio? Mi pisito tendrá unas maravillosas vistas a alguna de las fantásticas oficinas de la 'torre Imanol'. No lo entendemos. Nos dicen que han consensuado con vecinos y que les parece estupendo. ¿Con qué vecinos? A la totalidad de los vecinos y vecinas de la plaza nos parece que la altura de dicho edificio es absolutamente inadecuada (tienen cantidad de escritos de protesta en las oficinas municipales).

No cuestionamos la necesidad de arreglar las escuelas, pero de ahí a ponernos un pequeño Guggenheim, va un gran trecho.

Fotos

Vídeos