«Bilbao se encuentra ante un cambio cultural histórico»

Inaugura el viernes unas jornadas sobre la transformación de la villa y su influencia en la utilización del euskera

JON MAYORABILBAO.
El profesor de Reno durante una entrevista. ::                             MIKEL FRAILE/
El profesor de Reno durante una entrevista. :: MIKEL FRAILE

El antropólogo guipuzcoano y profesor del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada (Reno) Joseba Zulaika (Itziar, 1948) inaugurará el viernes en la sede de Euskaltzaindia las jornadas organizadas por la Asociación Mendebalde para analizar la transformación de Bilbao y su influencia en la utilización del euskera. Doctor en Antropología por la Universidad de Princeton, master en Antropología Social por la Memorial University of Newfoundland (Canadá) y licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto, asegura que Bilbao se encuentra ante una transformación cultural «histórica». Zulaika es autor de numerosas investigaciones relacionadas con el País Vasco.

-¿Cómo ha sido su desembarco en la vida e historia del botxo?

-Durante el franquismo el único bachiller posible era el seminario y mi madre me envió, en contra de mi deseo, a estudiar a Euba con los Pasionistas y terminé en San Felicísimo. Bilbao era la ciudad, el exilio y la escuela para quienes proveníamos de la Guipúzcoa profunda. Al estudiar Filosofía y contaminarme de las ideas de Nietzsche y Unamuno me expulsaron del convento y terminé cogiendo el ferry Santurtzi-Southampton para escaparme de Bilbao y no volver.

-Pero regresó y lo sigue haciendo. ¿Por qué le interesa tanto Bilbao?

-La antropología vasca surge con fuerza como un discurso fundacional al mismo tiempo que el capitalismo internacional convierte a Bilbao en una pieza significativa de su entramado. La antropología trata desde un principio de salvar la identidad de 'lo nuestro'. Y lo nuestro es un montón de ruinas. Ruinas antropológicas y lingüísticas que se convierten en el reto cultural de una sociedad vasca que se resiste a desaparecer. El deseo de Bilbao por mantenerse a base de renovación y adecuación a los tiempos presentes, esta resurrección de sus cenizas es para mí el 'evento' Bilbao.

-El euskera continúa siendo un arma arrojadiza para los políticos. Su uso se ha incrementado, pero el dinero que se destina a su promoción es, para algunos, excesivo. ¿Hasta cuándo este debate?

-Cuando era estudiante en Bilbao, a finales de los sesenta, se alfabetizaban unas cien personas mayores al año en Vizcaya. En el lugar que yo enseñaba euskera en Deusto, ahora hay una ikastola con 850 niños. Es un cambio histórico innegable. Pero existe un 'impasse' en cuanto a que el euskera está lejos de adquirir paridad con el castellano en el uso diario a todos los niveles y que puede terminar siendo percibido como una imposición institucional reñida con la realidad lingüística en la calle. Durante el franquismo se nos imponía el castellano en las escuelas incluso a los que sólo hablábamos euskera en casa. Ahora se impone el euskera cuando en casa y en la calle sólo se habla castellano. La construcción de un Bilbao realmente bilingüe (o trilingüe), que es lo que soñamos los euskaldunes, no depende por tanto en última instancia de ningún 'otro' político fuera de nuestro control, sino de la creación de una cultura vasca actual vibrante que haga que merezca la pena el uso del euskera.

-Ha titulado su charla del viernes 'Bilbao: espada y grilletes'. ¿Qué hay detrás?

-En el inglés de Shakespeare 'bilbo' quiere decir tanto espada como grillete. Dos términos que vienen bien a Bilbao tanto por su historia de ferrones como por sus connotaciones alegóricas de ciudad rompedora a la vez que engrilletada. El New York Times hizo famosa la frase «milagro de Bilbao». Para mí, el verdadero 'milagro' es que haya habido en Bilbao los personajes históricos que hemos tenido a todos los niveles y que la ciudad manifieste esta voluntad implacable de cambio. Estamos ante una transformación cultural histórica.

-¿Qué importancia tiene el Guggenheim en este cambio?

-Es el hito arquitectónico más importante del último medio siglo. 'Bilbao' quiere decir hoy en día una ciudad postindustrial recreada por la arquitectura. Lo que ha hecho el edificio de Gehry es irrepetible.