El sueño celeste de Álex Vallejo

«Entrenas al lado del primer equipo y te cruzas con jugadores como Tévez, que te saludan muy amables y te preguntan qué tal» El juvenil disfruta de «una experiencia única» en la prueba con el Manchester City

IÑIGO MIÑÓNVITORIA.
Álex Vallejo, en un reciente partido con la selección de Euskadi. ::
                             BLANCA CASTILLO/
Álex Vallejo, en un reciente partido con la selección de Euskadi. :: BLANCA CASTILLO

De Vitoria a Manchester, de Ibaia a Platt Lane y de entrenar con sus amigos a estrechar la mano del 'Apache' Tévez. A sus 18 años, Álex Vallejo pasea por un sueño. Primero fue la selección de Euskadi, después la de España, luego el trabajo con el primer equipo y ahora la oportunidad de realizar una prueba con el Manchester City. La única pega que le ve el juvenil del Deportivo Alavés: «todo es demasiado perfecto».

Su rutina diaria en la ciudad inglesa es de futbolista profesional, su aspiración. Alojado con su padre, José Mari, en «un buen hotel con todo pagado», un taxi le espera cada mañana para acudir a las instalaciones del club celeste, donde entrena al lado de los Adebayor, Vieira o Bellamy. «Yo pensaba que entrenaría con los juveniles, pero el primer equipo y el de los reservas lo hacen en campos anexos. Es gente a la que he visto por la tele y ahora se cruzan conmigo. Todos muy majos, además. Están acostumbrados a todo esto y te saludan, te preguntan a ver qué tal...», cuenta Vallejo con mezcla de emoción e incredulidad en su voz.

Ya tiene anécdotas para contar cuando regrese a Vitoria, después de presenciar en directo el Manchester City-Aston Villa del sábado. Como que el paraguayo Roque Santa Cruz, por aquello de la proximidad idiomática, se interese por su situación o desayunar al lado de Silvynho. «Es que estas instalaciones son súperprofesionales, con unos campos geniales. Tienen de todo y en el comedor te juntas con la gente del primer equipo». Estrellas a las que todavía no ha pedido autógrafos o fotografías. «Es que me da cosa, yo he venido aquí a entrenar, no a ser un aficionado», argumenta el vitoriano.

En los entrenamientos, «con mucho trabajo de posesión y juegos reducidos», enseguida se ha dado cuenta de que «aquí se valora mucho la fuerza física». Es uno de los valores supremos del fútbol británico. «Se nota que todos meten mucho tiempo en el gimnasio», dice el espigado futbolista desde su 1,90 metros de altura.

Y le toca agudizar el oído, por supuesto. Todas las charlas e instrucciones son en inglés. «Creía que lo iba a llevar peor. Te cuesta un poco por lo rápido que hablan, pero ya les pillo», explica Vallejo. «Si te confundes, además, te explican. Están siempre muy encima tuyo», precisa el polivalente jugador vitoriano, defensa central o pivote de contención, que ve con buenos ojos la opción de iniciar una aventura profesional en Manchester.

«Aunque saliera mal»

«A ver cómo va esto, que puede salir bien o puede salir mal», aclara. Pero sabe que los 'citizens' le quieren. Le echaron el ojo durante su participación en el Torneo de Canarias con la selección española sub'18 y confían en su proyección. «Habría que tener en cuenta dónde vivir, dónde estudiar...», reflexiona Álex Vallejo. Quienes le conocen aseguran que es un chaval «con la cabeza en su sitio» y su formación académica siempre tiene un hueco en sus planteamientos de futuro.

Pero la «aventura» inglesa le atrae. Y mucho. Le gusta lo que está viendo y ya se ha imaginado con la camiseta celeste. «Claro que te lo planteas. Porque, si finalmente se diera la posibilidad, sería una gran oportunidad de vivir una experiencia única. Incluso, aunque saliera mal, porque aprendes inglés, conoces otras culturas...».

Su futuro futbolístico está lejos de Vitoria. El director deportivo del Alavés, Gorka Etxebarria, ya ha reconocido que el club albiazul «llega tarde» en su intento de firmar un nuevo contrato con el juvenil, si bien podría existir un compromiso verbal para que su posible salida se lleve a cabo tras una negociación económica entre entidades. A la hora de solicitar la prueba, por ejemplo, el City ya habló directamente con la directiva de Mendizorroza.

El protagonista prefiere no profundizar en este aspecto y dedicarse «a entrenar» y a disfrutar de su «año inmejorable». Y a «dar lo mejor» en esta prueba con los celestes. Con el sueño de, por qué, no ejercitarse a las órdenes de Roberto Mancini antes de regresar a la capital alavesa. «Es habitual que en los entrenamientos el primer equipo requiera la presencia de alguno de los reservas, en función de lo que le haga falta», explica Vallejo, consciente de que aún no es su turno. «Ni me ha tocado ni creo que me toque. Estando a prueba es muy complicado».

Fotos

Vídeos