«La coreana no subió al Kangchenjunga»

Edurne Pasaban descubre las sospechas sobre algunos 'ochomiles' de Oh Eun-Sun, su rival, confesadas por sus propios sherpas Edurne Pasaban Himalayista

FERNANDO J. PÉREZBILBAO.
Edurne Pasaban escala una empinada sección entre los campos 3 y 4 del Annapurna. ::                             'AL FILO'/
Edurne Pasaban escala una empinada sección entre los campos 3 y 4 del Annapurna. :: 'AL FILO'

El jolgorio de la tienda-comedor del campo base se escuchaba a través del teléfono satélite. Edurne Pasaban celebraba ayer subida en una nube su decimotercer 'ochomil'. Pero más que la cifra, probablemente disfrutaba de su nombre: el Annapurna, una montaña a la que reconoce sin tapujos que «le tenía miedo». Sin embargo, un pequeño lunar empañaba el momento. No le había gustado el comportamiento de los coreanos, que anteayer hicieron extrañas preguntas a los reporteros de 'Al Filo', que filmaron la llegada, a la cumbre sobre la certeza de si Edurne era uno esos alpinistas. Dudas sin fundamento que a la tolosarra no han gustado nada. Y ahora es ella la que ha decidido hablar sobre otras sospechas, en este caso más bien certezas. Las que ofrece Oh Eun-Sun en algunos de los 'ochomiles' que dice haber hollado.

Hasta ahora, Edurne Pasaban se había mantenido en un discreto segundo plano. Las dudas eran más que razonables y miembros de su equipo como Ferrán Latorre lo habían denunciado hacía tiempo, pero son acusaciones muy graves que necesitan pruebas. Y Edurne dice que las ha encontrado en el Annapurna. Nada menos que los sherpas que acompañan a la coreana en sus ascensiones. Son los únicos que podían confirmarlo y se lo han dicho bien claro. «Miss Oh no subió el Kangchenjunga». Ni probablemente algún 'ochomil' más. Y están dispuestos a denunciarlo ante las autoridades nepalíes. Un caso sin precedentes en la historia del himalayismo.

- ¿Le ha felicitado Oh Eun-Sun?

- Sí, sí, me ha saludado nada más llegar. Aunque, bueno... Es que ayer los cámaras de 'Al Filo' nos filmaron la llegada desde el CB y por lo visto también lo hizo la televisión coreana, así que vinieron a preguntar a ver si la persona que se veía en la cumbre era yo. A ver si había subido realmente a la cumbre verdadera.

- Y ahora con el Annapurna en la mochila, ¿se ve como la primera mujer con los Catorce?

- No lo sé, no lo sé.... De todas formas, esto de primera o segunda... parece que las cosas se han tergiversado un poco hacia la coreana porque creo que va a tener que demostrar muchas cosas en algunas montañas, según tenemos entendido por muchos sherpas que se están moviendo para certificar las cumbres de todas nosotras.

- ¿Hay dudas?

- Sí, sí. Hay muchas dudas y los sherpas se están moviendo para que todas nosotras demostremos si realmente hemos subido a todas las cumbres que se dice. Y ella tiene algún problemilla con alguna cumbre y los sherpas no se la dan.

- ¿Pero esa certificación quien la hace, algún organismo oficial?

- No, no. No es nada oficial. Son sus mismos sherpas, que nos han confirmado que al Kangchenjunga no ha subido.

- ¿Cómo?

- Nos han dicho que no digamos nada, pero en el Kangchenjunga no han subido a la cumbre. Entonces me han dicho 'tu haz tus cumbres que luego nosotros nos encargaremos de que se vea la verdad'.

- Es una acusación muy grave.

- Es que nosotros tenemos muy buena relación con los sherpas de Miss Oh porque uno de sus jefes fue sherpa mío en 2007 justo en esta montaña. Fue su primera expedición y Asier le ayudó mucho porque entonces no sabía ni rapelar, y ahora es un jefazo que te cagas y entonces nos adoran. Hoy sin ir más lejos nos han ayudado un montón a bajar las cosas del campo 2 y nos decían: 'por favor no le digas a la coreana que te hemos ayudado'. Hace ya dos semanas nos dijeron que ellos ya se van a encargar de decirlo pero que al Kangchenjunga ella no ha subido, como a alguna que otra montaña... y luego también está Mingma, un sherpa que conocemos y que quiere ser el primer nepalí en acabar los ochomiles...

- El que ha subido con su grupo.

- Exacto. Ése es el que dice que cuando lleguemos a Katmandú vamos a reunirnos, él y los sherpas con el Gobierno de Nepal para dejar todas las cosas claras y encima de la mesa.

- Volvamos al Annapurna. Creo que sólo usted sabe el verdadero valor de esta cumbre.

- Hostia que sí. Tenía unas ganas de quitárnosla de encima... Era un peso pesado y ahora podemos estar tranquilos.

- Con todos los temores sobre sus peligros, al final se ha portado bien.

- Sí, sí. No nos podemos quejar para nada. De hecho, hasta el campo 3 trabajamos mucho, pero de ahí para arriba había todavía muchas cosas para hacer y nos ha permitido superarlas. La verdad es que nos ha tratado muy bien.

- Ya sólo queda uno. El sueño empieza a ser una realidad...

- Ahora estoy un poco como en una nube. Hemos estado solos allí arriba tantos días... y llegas aquí con la cumbre, todos felicitándote... Son sensaciones de felicidad, porque la verdad es que yo al Annapurna le tenía mucho miedo. Y no esperaba que todo fuese así. Nos ha salido todo muy bien. Así que estoy muy contenta y hasta un poco sorprendida de las sensaciones que tengo. Ya hemos hecho el Annapurna, ¡Ya está! Es un poco raro...

- Quién iba a imaginar esto cuando tuvieron que cambiar todos los planes sobre la marcha por el cierre de la frontera tibetana.

- Imagínate. Todo aquel lío en el último momento... Pero al final hemos estado aquí tres semanas trabajando solos y yo creo que el Annapurna nos ha devuelto esa buena labor con una cumbre tranquila y un resultado muy bueno.

- Y ahora el Shisha.

- Sí, bueno, en cuanto lleguemos tiraremos para arriba. La única preocupación allí será el paso de la cumbre secundaria a la principal, que las comerciales ni lo van a hacer. Pero nosotros llegaremos con nuestra aclimatación, cogeremos nuestras 'tiendicas', un día al campo 1, otro día al campo 2 y, si hay buen tiempo, para arriba, pero sin muchos más esfuerzos. Estamos muy aclimatados y vamos a intentar la montaña en un modo mucho más alpino.

Fotos

Vídeos