Campaña de Cáritas para «dignificar» el servicio doméstico

JORGE BARBÓBILBAO.

El servicio doméstico es una de las principales salidas para muchas mujeres que se encuentran sin empleo. Sin embargo, este sector registra una gran precariedad al tratarse de una actividad que, en muchos casos, se inscribe dentro de lo que se conoce como economía sumergida. En el marco de su labor en favor de la inserción laboral, Cáritas Vizcaya ha puesto en marcha la campaña 'Con Trato Justo, Contrato Digno', con la que se pretende dignificar el trabajo doméstico y equipararlo a cualquier profesión.

Mediante charlas informativas, un documental y diversas actividades, Cáritas busca informar a las empleadas sobre sus derechos y sensibilizar a sus jefes. Durante el pasado año, la entidad atendió a unas 800 trabajadoras domésticas que acudieron hasta sus centros en busca de apoyo. La mayor parte de ellas se ajustan al perfil de mujer de 30 a 40 años, inmigrante, en situación irregular y «con una alta capacitación», subrayaron los responsables.

Para dotar a las trabajadoras de una herramienta de información, la entidad benéfica ha creado la página www.servicio-domestico.org. En ella, pueden encontrar asesoría sobre sus derechos laborales, la legislación que regula el sector, documentación diversa y una base de datos con cursos de formación y puestos de empleo.

600.000 euros para Haití

La asociación cristiana recordó que el próximo 30 de marzo se celebrará el 'Día Internacional de las Empleadas del Hogar', una fecha que aprovechará para denunciar que el sector «es uno de los más invisibles y peor reconocidos social y económicamente».

El director de Cáritas Vizcaya, Mikel Ruiz, aprovechó la ocasión para realizar un balance de los primeros meses del año. En este sentido, destacó que, «aunque siempre tenemos más trabajo del que podemos manejar, en estos meses la situación se ha estabilizado».

Por otra parte, Ruiz agradeció la solidaridad de los vizcaínos con Haití. Con sus donativos, se consiguió recaudar más de 600.000 euros que se destinarán a labores de reconstrucción, la atención sanitaria y la educación.