La Policía lusa detiene a uno de los dos etarras huidos de la base de Obidos

Andoni Zengotitabengoa fue arrestado en el aeropuerto de Lisboa cuando supuestamente trataba de viajar a Venezuela

EL CORREOBILBAO.
Zengotitabengoa, grabado en un supermercado de Obidos. ::
                             EFE/
Zengotitabengoa, grabado en un supermercado de Obidos. :: EFE

La Policía portuguesa detuvo anoche en el aeropuerto de Lisboa a Andoni Zengotitabengoa Fernández, identificado como el segundo terrorista huido antes de ser desmantelada el pasado 5 de febrero la base que ETA había montado en la localidad lusa de Obidos. Los agentes arrestaron al presunto activista cuando se preparaba para abandonar el país a bordo de un avión. Según Europa Press informó esta madrugada, portaba documentación falsa y trataba de coger un vuelo con destino a Caracas (Venezuela).

Zengotitabengoa permanecía en paradero desconocido desde hace más de un mes, cuando logró escapar a la operación policial que dio al traste con el centro logístico que la banda había instalado en el mencionado municipio, situado a unos veinte kilómetros al norte de Lisboa. Con él huyó Oier Gómez, que todavía no ha sido localizado.

Fuentes de la investigación señalaron anoche a este periódico que el activista detenido habría permanecido durante estas semanas «dando vueltas por Portugal», a la espera posiblemente del momento adecuado para poder dar el 'salto' y abandonarlo. El hecho de que el etarra utilizara el aeropuerto para sus intenciones podría ser consecuencia de que la organización terrorista carece en territorio luso de un 'aparato de mugas' ni infraestructura para ayudar a sus militantes a cruzar la frontera a pie, lejos de la vigilancia policial. Su arresto se produce, por otra parte, cuando todavía está viva la crisis abierta entre España y Venezuela -destino al que presumiblemente se dirigía Zengotitabengoa-, a raíz del auto del juez Eloy Velasco que apunta una posible cooperación del Ejecutivo americano que actualmente lidera Hugo Chávez con ETA y las FARC.

Un gran atentado

La investigación que puso al descubierto la base portuguesa de Obidos comenzó el 1 de febrero, cuando Andoni Zengotitabengoa y Oier Gómez abandonaron precipitadamente el vehículo en el que viajaban tras ser detectados por la Guardia Nacional Republicana. En el coche se encontró un recibo de compra expedido el 17 de enero en una ferretería de Obidos. Correspondía a unos tacos de plástico para fijar clavos en las paredes. La Policía sólo tuvo que acudir al centro comercial y revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad para descubrir al etarra.

La operación condujo posteriormente al hallazgo de un chalé en la localidad lusa, del que los terroristas habían escapado dejándose el material que demostraba que la vivienda era una base logística de la banda y, lo más terrible, que habían conseguido armar una bomba de 300 kilos lista para ser utilizada, posiblemente en un gran atentado durante la presidencia española de la UE.

Antes de que las fuerzas de seguridad recuperasen su pista en el chalé de Obidos, Andoni Zengotitabengoa Fernández, bilbaíno de 30 años, se encontraba en situación de fugado desde 2003, cuando escapó para evitar cumplir trece años de cárcel por violencia callejera.

Por otra parte, la Policía gala ha localizado un segundo zulo de ETA en el sur de Francia que viene a sumarse al hallado el miércoles pasado al nordeste de Pau. En ambos casos se trata de recipientes enterrados en zonas forestales, que estaban vacíos cuando fueron descubiertos por senderistas. Este último, hecho con un bidón de 120 litros, lo ha descubierto un cazador en un bosque de Peyrusse-Grande, 56 kilómetros al norte de Tarbes.