El Parlamento vasco debatirá una iniciativa para que el 'Guernica' se exhiba en Euskadi

JON FERNÁNDEZBILBAO.
Visitantes contemplan la obra de Picasso en el Reina Sofía.
                             :: E. C./
Visitantes contemplan la obra de Picasso en el Reina Sofía. :: E. C.

Sin quererlo, hace tiempo que el 'Guernica' es objeto de debate político. La controversia se reactiva de vez en cuando y, tras conocerse la frustrada intención del director de El Prado, Miguel Zugaza, de trasladarlo a un salón del antiguo Museo del Ejército, la mecha ha vuelto a prender y los partidos nacionalistas se han movilizado de nuevo para pedir el traslado de la obra de Pablo Picasso a Euskadi. La última iniciativa parte del PNV. La formación jeltzale acaba de presentar una proposición no de ley en el Parlamento vasco en la que se insta al Ministerio de Cultura a que realice «las gestiones oportunas» ante el Reina Sofía -donde ahora se muestra el cuadro- para su traslado a alguno de los museos de la comunidad autónoma. En esta ocasión, los peneuvistas han optado por no citar ninguna pinacoteca, pese a que en el Congreso han defendido que la mejor ubicación es el Guggenheim.

«Si no hay inconveniente para llevarlo al Prado, tampoco debería haberlo para traerlo a la tierra que sirvió de inspiración al autor», opinó ayer la parlamentaria Leire Corrales, precursora del texto.

Para Corrales, el 'Guernica' es «un símbolo de este país, un grito por la paz y la libertad». A su juicio, los inconvenientes técnicos sobre la conservación del lienzo que esgrimía el Reina Sofía para no moverlo «han desaparecido», por lo que su traslado a tierras vascas no tendría mayor obstáculo que la voluntad política.

Para que la propuesta salga adelante en la Cámara de Vitoria, no obstante, debe obtener el visto bueno o la abstención del PSE o el PP. Quien seguramente se sumará a la iniciativa es Eusko Alkartasuna, que reclamó también ayer el traslado de la obra a Gernika, «su ubicación natural». El coordinador territorial de EA en Vizcaya, Joseba Gezuraga, cree que el Gobierno niega el traslado de un cuadro que es el «verdadero signo de la libertad» del pueblo vasco.