El PP acusa a Celaá de incumplir el pacto de Gobierno en Educación

PNV, Aralar, EA y EB se felicitan por el alto porcentaje de prematriculaciones en modelo D

M. J. T.VITORIA.
El periodo de preinscripción se cerró con 18.241 solicitudes, sólo 728 de ellas para el modelo A. ::
                             E. C./
El periodo de preinscripción se cerró con 18.241 solicitudes, sólo 728 de ellas para el modelo A. :: E. C.

Isabel Celaá confirmó ayer que el periodo de prematriculación no ha revelado demanda suficiente para abrir nuevas aulas de castellano en los colegios. «Los datos son absolutamente solventes y las familias han ejercido plenamente su libertad de elección», zanjó la consejera. «Hemos pasado de un acto de fe a la verificación de una evidencia», añadió.

La responsable socialista valoraba así el hecho de que sólo 104 familias hayan solicitado enseñanza en castellano en centros donde no se oferta. La reacción del parlamentario popular, Iñaki Oyarzábal, no se hizo esperar y acusó a Celaá de incumplir los compromisos adquiridos entre el PP y el PSE en materia educativa, uno de los pilares del pacto de Gobierno. A su juicio, esas 104 peticiones no son demostrativas de si existe o no demanda, porque «las familias no han tenido información y han sufrido presiones de los centros». Oyarzábal reprochó a Celaá que «no ha hecho las cosas bien» y le exigió que «se implique» para dar una solución a estas familias. «No se encoja de hombros», dijo.

En esta misma línea, la Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística restó validez a los datos. «Los colegios han coaccionado a los padres», denunciaron. «Los partidos políticos miran hacia otro lado».

Realidad «incuestionable»

Las valoraciones desde los partidos nacionalistas fueron diametralmente opuestas. La parlamentaria del PNV Arantza Aurrekoetxea se mostró convencida de que las familias «siempre han podido elegir con libertad» el modelo lingüístico que preferían para sus hijos y se congratuló porque la demanda de enseñanza en euskera «es cada vez mayor». «La realidad es incuestionable y ha demostrado que no existían problemas», dijo.

Aralar felicitó a los padres que han matriculado a sus hijos en enseñanza en euskera, pese al «clima de presión», porque «ellos sí aprenderán los dos idiomas oficiales». «Es un gran dato que tres de cada cuatro nuevos alumnos hayan optado por el modelo D», dijo Mikel Basabe. El parlamentario de EA, Jesús María Larrazabal, también mostró su satisfacción por los resultados. «Pese a las presiones del PP, la sociedad vasca reclama un modelo educativo centrado en el euskera» y reclamó a Celaá que esta lengua sea «la primera y principal» en el futuro marco trilingüe.

Mikel Arana (EB) también criticó la postura del PP, «que quiere imponer sus obsesiones», y acusó a los populares de generar «una polémica artificial». Para UPyD, por último, los resultados de la prematriculación han puesto de manifiesto que el pacto del PSE y PP en materia lingüística ha quedado en «papel mojado», dijo el parlamentario Gorka Maneiro.