«Putin come bastante bien y mucho»

Alexander Dregolsky es el chef más prestigioso de Rusia. Llama la atención el tamaño de sus manos. Dice que son enormes porque trabaja «muchísimo. Las manos grandes son el alma del cocinero». Con ellas ha elaborado menús para la gente más influyente de su país, incluido su primer ministro, Vladimir Putin, y el presidente Medvédev. Sobre el primero lo tiene claro: «Es muy buen comedor. Come bastante bien y mucho».

Tampoco tiene dudas sobre los gustos de sus compatriotas. En general, les gustan las raciones generosas. Adoran, especialmente, las empanadas de salmón. Cuando se trata de elaborar una cocina sofisticada, los chefs rusos suelen echar la mirada hacia los fogones franceses. Dregolsky ha dado de cenar en varias ocasiones a la reina Isabel II de Inglaterra. Para el Carlton, elaborará la típica tarta moscovita, hecha con miel, vainilla y fresas.

Fotos

Vídeos