«A Bilbao venimos en son de paz»

Alexey Sulin | Cosaco

«A Bilbao venimos en son de paz»

Alexey Sulin es todo un cosaco. Cuenta que hombres como él representaron en su día el «alma de Rusia» porque nacieron para defender su patria y, claro, «la de los zares». Con su vestimenta y su peinado, llamó la atención de más de un bilbaíno. Semejante 'look' tenía una justificación. Con el cráneo casi rapado y colgando de él una juguetona coleta, podían identificar rápidamente a los cosacos de su bando y, lo más importante, a los enemigos. «¿Se imagina que en la batalla tuvieses que ir preguntando, uno a uno, quién es el compañero y quién el enemigo», ironizó Alexey.

Afortunadamente, este guardián ha llegado a Bilbao en son de paz, aunque reconoce que con estas pintas más de uno pasaría verdadero terror al verle. «Viéndome a mí solo, puede pasar, pero ¿se imagina que estuviera con otros 10.000 hombres como yo?».

Armado con un buen sable (shashka), que tenía toda la apariencia de no producir demasiado daño, y una daga, este guerrero ortodoxo de peculiares bigotes sólo dejó en su San Petersburgo natal a 'Jazmín', su yegua. Pero, claro, al animal no le han hecho un hueco en el Carlton.

Fotos

Vídeos