Condenado por kale borroka cuando era menor

Oier Gómez Mielgo

EL CORREOBILBAO.

Oier Gómez Mielgo, identificado como uno de los presuntos miembros de ETA que se encontraba en Portugal hace unos días, fue condenado por violencia callejera cuando era menor de edad. En 2007 fue puesto en libertad bajo fianza por otra causa, circunstancia que aprovechó para darse a la fuga e incorporarse a ETA, según fuentes policiales consultadas por 'Vasco Press'.

Oier Gómez, nacido el 28 de abril de 1983, fue arrestado por vez primera el día que cumplía 18 años por la Guardia Civil acusado de haber colocado un artefacto incendiario en el coche de un ertzaina. Como los hechos habían ocurrido cuando era menor, fue internado en el centro de rehabilitación de menores 'El Madroño', de Madrid.

Su defensa llegó a un pacto con la fiscalía en virtud del cual se le impuso una pena de dos años de internamiento, tres en situación de libertad vigilada y cuatro de inhabilitación. Sin embargo, el 27 de mayo de 2002 compareció en una rueda de prensa junto al que entonces era su abogado, Txema Matanzas, para anunciar que rompía el internamiento porque el fiscal se había opuesto a concederle la libertad vigilada.

La Ertzaintza lo detuvo el 31 de mayo y fue internado nuevamente. Entonces pactó de nuevo una pena de doce meses de multa (600 euros) por quebrantamiento de condena.

Durante el tiempo que estuvo en 'El Madroño', Oier Gómez acumuló «un gran número de sanciones» por faltas de diverso tipo. En una ocasión, Gómez se presentó en el juzgado con una camiseta con la leyenda en euskera 'Presos vascos a Euskal Herria'.

Al cabo de algunos meses modificó su actitud, «manteniendo una buena relación con adultos y menores...», por lo que el magistrado le dio la oportunidad de disfrutar de varios fines de semana de libres.

El 26 de octubre de 2006, Oier Gómez fue vuelto a detener, en esa ocasión por la Ertzaintza, junto a otros dos sospechosos, acusado de colocar un artefacto en una oficina de Caja Vital. Fue encarcelado y permaneció en prisión hasta el 4 de abril de 2007 en que quedó en libertad bajo fianza de cinco mil euros. Gómez Mielgo aprovechó entonces para huir e incorporarse a ETA.