Aznar: «Me cuesta mucho ganarme honradamente la vida»

El expresidente del Gobierno afirma que paga "hasta el último" de sus impuestos cuando se cumplen diez años de su último Consejo de Ministros como presidente

José María Aznar. / Archivo/
José María Aznar. / Archivo

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha asegurado que le "cuesta mucho" ganarse "honradamente la vida" y ha añadido que paga "hasta el último" de sus impuestos, cuando se cumple la primera década desde que abandonara el Palacio de La Moncloa. Así se ha expresado Aznar en un reportaje que publica 'El País Semanal', con motivo del décimo aniversario de la celebración de su último Consejo de Ministros como presidente del Ejecutivo español.

En este sentido, el exmandatario reconoce que cuando pasa largas temporadas trabajando en el extranjero, "muchas veces", le gustaría tener a su lado a su mujer, Ana Botella. "Las cosas son como son. Hay que trabajar duro", ha añadido.

En relación con la inscripción grabada sobre la lápida del expresidente Adolfo Suárez ('La concordia fue posible') y con cómo le gustaría a él pasar a la historia, Aznar ha asegurado: "Yo, de lápida nada, y de inscripciones menos. No quiero ni tumba, ni panteón, ni pasar a la historia, ni nada de nada".

Según ha explicado Aznar, "uno inicia proyectos para que otros los sigan" y "lo importante en política es una continuidad que se cimiente en ideas, convicciones y valores", es decir, que "no haya bandazos" ni empezar "de cero cada cuatro años". "Así nos ha ido en España con esos cortes históricos", ha subrayado.

Por otra parte, el expresidente del Ejecutivo ha indicado que "el secreto" para poder superar la retirada es una cuestión que se encuentra en "la cabeza" y que hay que evitar dejarse llevar por "la melancolía". "Yo tenía muchas cosas que hacer. Muchos intereses. Muchas ilusiones", ha remachado.

"Tenía claro que ser presidente de mi país era lo más importante que podría ser en mi vida y a partir de ahí tenía que construirme una nueva existencia. Y demostrar que hay una vida después de La Moncloa. Y lo he conseguido. Tengo mucho trabajo y soy razonablemente feliz", ha manifestado, para añadir que no se arrepiente de no haberse presentado a un nuevo mandato porque fue una decisión que tomó "libremente".

Dicho esto, el expresidente del Gobierno ha detallado que logró aprender inglés a los 50 basándose "en el método de las tres 'pes'", es decir, "paciencia, prudencia y perseverancia". "Pero me hace mucha gracia. Es que parece que uno es el único que habla mal inglés y que todos los españoles se manejan como nativos de Oxford o Cambridge", ha declarado, al tiempo que ha bromeado diciendo que él habla el idioma "a mitad de camino" entre ambas opciones porque es "centrista".

En cuanto a su afición al ejercicio físico, Aznar ha indicado que pretende "una juvenil apariencia dentro de una edad razonable". "Siempre me ha gustado el ejercicio duro: digo una dieta rígida desde hace muchos años y estoy siempre que puedo al aire libre", ha señalado.