Radiografía de Makemake, el planeta más pequeño conocido

Este cuerpo celestial carece de atmósfera y es una elipse de 1.430 y 1.502 kilómetros de longitud

EUROPA PRESSMADRID
El planeta Makemake, es el más pequeño jamás conocido. / RC/
El planeta Makemake, es el más pequeño jamás conocido. / RC

, tapando su luz, el 23 de abril de 2011 permitió a los investigadores determinar con precisión su tamaño, forma y albedo (fracción de luz reflejada), según publica la revista 'Nature' en su último número.

Gracias a esta ocultación de la estrella, el equipo de científicos, liderado por José Luis Ortiz, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto de Astrofísica de Andalucía, descartó también la existencia a su alrededor de satélites de más de 200 kilómetros de diámetro. Además, el albedo (porcentaje de radiación reflejada) de Makemake (77%) es superior al de Plutón (52%) pero inferior al de Eris (96%) y se cree que el alto brillo de este último se debe a que su atmósfera se condensó en la superficie, cubriéndola de hielo.

El albedo de Makemake sería coherente con la existencia de una atmósfera parcial que hubiera colapsado sobre la superficie y producido los dos tipos de terreno, según indican datos térmicos. "Cabe la posibilidad de que pueda albergar zonas donde se forme una atmósfera local", destaca el director de la investigación.

Ortiz explica que todo lo descubierto es consistente con la idea de que la atmósfera de Plutón se produce por mecanismos de sublimación de los hielos de la superficie y hace pensar que Makemake "podría desarrollar una atmósfera similar a la de Plutón cuando se acerque a su perihelio, es decir, cuando al seguir su órbita muy elíptica llegue al punto de máxima aproximación al sol".

Descubierto en 2005, Makemake gira en torno al Sol, en lo que se conoce como el cinturón de Kuiper, una región de objetos helados situada más allá de la órbita de Neptuno. "Dado que apenas conocíamos nada de Makemake, y no esperamos que haya una misión espacial a este planeta enano en muchas décadas, nos volcamos en buscar y observar potenciales ocultaciones por este cuerpo", explica Ortiz.

"Pero predecir y observar una ocultación por un objeto transneptuniano es una tarea inmensa, por lo extraordinariamente pequeños que son sus diámetros angulares y porque sus órbitas no se conocen bien, ni tenemos posiciones de las estrellas catalogadas con la suficiente exactitud. En algunos sentidos, es como atinar a una mosca a unos 50 kilómetros de distancia con un láser poco más ancho que la mosca", destaca el investigador del CSIC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos