El asedio contra Homs mata a dos periodistas occidentales

Unos diez proyectiles alcanzaron la casa en la que se encontraban los periodistas en Homs y un cohete les alcanzó cuanto intentaban escapar

COLPISAAMÁN
Marie Colvin y Rémi Ochlik. / Afp | Atlas/
Marie Colvin y Rémi Ochlik. / Afp | Atlas

Dos periodistas, una estadounidense y un francés, y otros trece civiles han muerto en un violento bombardeo del Ejército sobre la ciudad rebelde de Homs, en el centro de Siria, a la que la comunidad internacional intenta suministrar ayuda humanitaria urgente.

Los periodistas muertos son la estadounidense Marie Colvin, de unos 50 años, y el francés Rémi Ochlik, de 28 años, según las autoridades francesas. Colvin era gran reportera para el periódico británico 'Sunday Times'. Fue galardonada en 2010 con el premio al mejor corresponsal extranjero en Gran Bretaña. Ochlik era fotógrafo de la agencia IP3 Press, basada en París y de la que él fue fundador. Sus fotos han sido publicadas por los periódicos 'Paris-Match', 'Time Magazine' y 'Wall Street Journal'. Fue premiado por el World Press 2012 por sus reportajes en Libia.

Murieron en el bombardeo del barrio de Baba Amr, que alcanzó un apartamento transformado en "centro de prensa" por los periodistas que entraron de forma clandestina en la ciudad, precisaron militantes sirios contrarios al régimen, en el 19º día de incesantes bombardeos sobre Homs. "Otros tres o cuatro periodistas extranjeros también resultaron heridos", ha declarado el militante Omar Chaker en Baba Amr, principal objetivo de las tropas desde el 5 de febrero. El diario francés 'Le Figaro' ha confirmado que la francesa Edith Bouvier estaba entre los reporteros heridos.

Estados Unidos ha calificado la muerte de los reporteros de "nuevo ejemplo de la brutalidad desvergonzada del régimen del El-Asad". Para el presidente francés, Nicolas Sarkozy, esto "demuestra que ahora ya basta, este régimen tiene que irse". Rusia también lo ha condenado y ha afirmado estar "muy preocupada" por lo sucedido.

Desde el inicio de la revuelta popular contra el régimen de El-Asad el 15 de marzo de 2011, sangrientamente reprimida, han muerto tres periodistas. El francés Gilles Jacquier murió el 11 de enero por la caída de un obús en Homs durante un viaje organizado por las autoridades. El régimen de El-Asad, que se niega en admitir la magnitud de la protesta y atribuye la violencia a grupos terroristas apoyados por el extranjero, restringió los movimientos de periodistas en el país, pero varios reporteros entraron clandestinamente.

Homs, al límite

Homs, apodada "capital de la revolución", se ha convertido en el símbolo de la represión de las fuerzas de seguridad que la bombardea desde el 4 de febrero, dejando cientos de muertos. La situación humanitaria se ha convertido en dramática y los llamamientos para encaminar la ayuda humanitaria se hacen cada vez más apremiantes, como el del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que pide treguas diarias de dos horas. "En Homs y otras zonas afectadas, familias enteras están bloqueadas en casa desde hace días, sin poder comprar pan, víveres, agua, o acceder a tratamientos médicos", dijo el presidente del CICR, Jakon Kellenberger.

Francia ha pedido a Siria un "acceso seguro" para socorrer a las víctimas y ha convocado a la embajadora de Siria en París. Rusia sin embargo se opone a la propuesta francesa de "corredores humanitarios" porque considera que no haría más que "agravar el conflicto", según el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Guenadi Gatilov.

Según los militantes, el Ejército Libre de Siria (ELS) trata de garantizar el suministro de comida y de dar refugio a los habitantes de Baba Amr. Pero según uno de ellos, Omar Chaker, la misión es complicada porque "las fuerzas del régimen disparan a todo lo que se mueve". Según el militante Hadi Abdalá, "90.000 personas están todavía en Baba Amr. Tenemos reservas de comida en los edificios, pero varias personas murieron al ir a buscarlas. Es casi un suicidio. En el hospital de campaña hay tres médicos y 20 enfermeras y muy pocos equipos médicos".

La situación podría incluso empeorar. Un nuevo convoy de 56 blindados y vehículos de transportes fue visto el martes en dirección hacia Homs, haciendo temer un asalto final, indicó el OSDH. Ante esta escalada, el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal instancia de la oposición, ha pedido a la comunidad internacional la creación de "zonas de protección". La revuelta también llegó en los últimos días a Alepo (norte) y a Damasco, donde las tropas se desplegaron para evitar desbordamientos.

Fotos

Vídeos