Roban cinco lienzos del Museo de Arte Moderno de París, entre ellos uno de Picasso

Las obras sustraídas, entre las que también figura una de Matisse, están valoradas en 500 millones de euros

REDACCIÓNMADRID
Roban cinco lienzos del Museo de Arte Moderno de París, entre ellos uno de Picasso

Cinco obras maestras, entre ellas Le pigeon aux petits pois, de Pablo Picasso, y La pastorale, de Henri Matisse, han sido robadas del Museo de Arte Moderno de la ciudad de París, según informan medios locales. Pintado en 1912, Le pigeon aux petits pois es un óleo sobre lienzo que representa una naturaleza muerta.

Los ladrones también se han llevado L'olivier près de l'Estaque, de Georges Braque, La femme à l'éventail, de Amédéo Modigliani, y Nature morte aux chandeliers, de Fernand Léger. Los cinco cuadros están valorados en 500 millones de euros.

Los vigilantes del museo han descubierto a primera hora de la mañana el robo y han constatado que los atracadores habían roto el cierre de una de las verjas que rodea el edificio y un cristal del mismo. La brigada de represión del bandidaje se ha encargado de la investigación del robo.

El Museo de Arte Moderno de la ciudad de París, de titularidad municipal, está situado junto al teatro de Chaillot, frente a la torre Eiffel. Inaugurado en 1961, presenta colecciones que ilustran diferentes corrientes del arte del siglo XX. El museo, con más de 8.000 obras en sus salas, tiene entre sus piezas más conocidas La Danse, de Matisse; Le Nu dans le bain y Le Jardin, de Bonnard; L'équipe de Cardiff, de Robert Delaunay, La Rivière, de Derain, o Les Disques, de Léger.

Numerosos robos en los últimos años

La abundante obra de Picasso expuesta en los museos de la capital francesa ha sido objeto de diferentes robos a lo largo de los últimos años. El último tuvo lugar en junio de 2009, cuando un cuaderno de bocetos del pintor malagueño, valorado en unos tres millones de euros, fue sustraído del Museo Picasso cuando se encontraba cerrado por obras. En febrero de 2007, los ladrones sustrajeron de la casa parisiense de Diana Widmaier-Picasso, nieta del creador del cubismo, dos de sus obras valoradas en unos 50 millones de euros. Maya à la poupée (1938) y Portrait de Jacqueline (1961) fueron recuperados por la policía medio año más tarde.

Marina Picasso, otra de las nietas del pintor, sufrió el robo de una quincena de cuadros en su casa de Cannes, el 5 de noviembre de 1989, aunque aparecieron cuatro días después. En enero de 2004, una naturaleza muerta de Picasso fue sustraída del museo Georges Pompidou de París, y tres meses más tarde encontrada.

Pero el robo más importante en Francia se remonta a 1976, cuando fueron sustraídas 118 obras de Picasso del Museo de Aviñón. Otros robos de obras de Picasso se han sucedido en Zúrich, donde en 1994 desaparecieron casi veinte telas en una galería de arte, y Londres, donde en 1997 un hombre se llevó la escultura Tète de Femme, que fue recuperada. En Río de Janeiro se llevaron en 2006 El retrato de Suzanne Bloch y en Sao Paulo fueron sustraídos en diciembre de 2007 y junio de 2008 tres grabados del genio malagueño que finalmente recuperó la policía brasileña.