Drácula se queda sin parque temático en Rumanía por las sospechas de corrupción

Los fiscales del Departamento Nacional Anticorrupción investigan si el proyecto oculta un fraude a los inversores superior al millón de euros

EFE | BUCAREST

El proyectado parque temático Drácula Landia, que debería relanzar el turismo rumano y atraer anualmente a un millón de visitantes, se encuentra obstaculizado por decisiones políticas y sospechas de corrupción, que lo han aparcado. Los fiscales del Departamento Nacional Anticorrupción (DNA) de Rumanía han abierto hoy el dossier Dracula Landia para verificar si este proyecto esconde un posible engaño y un perjuicio superior a un millón de euros para los inversores.

Fuentes judiciales han precisado que entre las personas investigadas se cuentan fundadores de la sociedad administradora del proyecto, el ex primer ministro socialdemócrata Adrian Nastase y el ex ministro de Turismo, Dan Matei Agatón. Por otra parte, la Autoridad de Control del Gobierno está verificando la modalidad en que 460 hectáreas de terreno estatal fueron atribuidas en administración gratuita y sin licitación a una sociedad privada para la construcción de Drácula Landia.

El actual primer ministro, el liberal Calin Popescu Tariceanu, ha solicitado que se verifique el contrato de concesión de este terreno situado en una zona residencial de máximo interés para Bucarest, cerca del lago Snagov. El proyecto Drácula Landia fue lanzado en 2001 y estaba ubicado inicialmente en la ciudad medieval Sighisoara (sur de Transilvania), donde nació en el siglo XV el príncipe Vlad el Empalador, modelo histórico del mítico vampiro.

La oposición de académicos, ecologistas, clérigos e incluso de Carlos de Inglaterra determinó que se renuncie a Sighisoara y se traslade el proyecto en Snagov, cerca de Bucarest, esta vez en la tierra donde murió asesinado el príncipe Vlad en 1476. Unos 15.000 rumanos que invirtieron en Dracula Landia en 2001 buscan ahora una modalidad para recuperar su dinero.