Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Planes

Estás en: El Correo Digital > Ocio > Planes
PLANES
Las Gobas de Laño (Treviño). Capadocia alavesa
En Laño se pueden visitar 29 cuevas excavadas por monjes en la Alta Edad Media
16.11.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las Gobas de Laño (Treviño). Capadocia alavesa
Existe un agujero negro en la historia del que se sabe muy poco, el período comprendido entre el siglo V y el VIII, la época posterior a la caída de Imperio Romano. Uno de los fenómenos que nos pueden ayudar a comprender ese momento de oscuridad es el eremitismo. Se trata de una corriente de duro ascetismo, propugnado por un obispo hispano, Prisciliano (siglo IV), que se convirtió en el primer hereje ajusticiado por un tribunal eclesiástico. Sus ideas de rechazo de la unión de la Iglesia con el estado imperial se extendieron por todas partes, pero fue en el Norte Peninsular donde han pervivido. Los priscilianos buscaban la perfección cristiana en la soledad, en lugares recónditos y de difícil acceso.
Esas son las características del pequeño valle de Laño, en el término municipal de Treviño, una de las principales concentraciones de cuevas rupestres de la Península. Separadas por un río y la carretera que conduce a la aldea del mismo nombre, las Gobas –goba en euskera es cueva– fueron excavadas en roca caliza, muy fácil de trabajar. Sendos caminos marcados permiten visitarlas y descubrir su magia en los sencillos habitáculos donde aquellos monjes vivieron y rezaron con radicalidad monástica. El enclave transmite la energía de los mundos perdidos y una gran paz.
De las 125 cuevas artificiales existentes en Álava, a la que algunos llaman ‘la otra Capadocia’, en Santorkaria, el farallón de la izquierda según se llega, se han contado hasta 18 recintos diferentes, algunos destruidos por el desplome de la pared. Tres de las grutas tienen planta basilical y fueron utilizadas como templos. En la ladera de Laño, a la izquierda de la carretera, se pueden ver 11 cavidades. Con posterioridad se excavaron tumbas porque se pensaba que las grutas eran el mejor lugar para esperar la resurrección. Grandes arqueólogos como Aita Barandiarán, Agustín Azkarate o Paquita Sáenz de Urturi, han estudiado esta cuna del misticismo.

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS