El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 29 || Mañana 14 / 23 |
más información sobre el tiempo

MÚSICA. EL BAFLE de Óscar Cubillo

Los escolásticos Oskorri pre-estrenando un show dantzari y la actitud de The Sulfators (23 de agosto)
05.10.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El lunes la noche melómana sólo nos dejaba la digna y noble opción de Oskorri en la Plaza Nueva. A Marta Sánchez ya la vimos con prismáticos desde un palco del Arriaga (¡qué escote!) y en la distancia de Botica Vieja no molaría más; el doblete de Abandoibarra con los juveniles Melocos y los veteranos La Guardia se nos antojaba indigesto; y al líder de Los Bravos Mike Kennedy, que cantaba en La Pérgola y que era lo que más nos atraía, lo descartamos pues ya lo cubrimos no hace muchas semanas grandes.
O sea que apostamos por Oskorri, pillamos con antelación y en las filas delanteras una buena butaca (mejor escribimos una incómoda silla de tijera) y expectantes esperamos a ver cómo se desarrollaba lo que anunciaba así la promotora, Kap, la misma de Kepa Junkera: «El año que viene, el 23 de marzo, se cumplirá el 40 aniversario del primer concierto de Oskorri, y para celebrarlo nuestra veterana banda está preparando un nuevo e interesante proyecto que se editará en torno a esa fecha».
Seguimos extractando el busilis de lo que será una suerte de Pub Ibiltaria en formato dantzari, una suerte de revisión de ‘antiguas danzas perdidas tras la Revolución Francesa’. Copiamos: «Juan Ignacio Iztueta (1767-1845), el más grande maestro de danza que ha dado Euskal Herria, vivió en su juventud la pérdida radical de las Antiguas Danzas de Gipuzkoa debido al influjo de las nuevas modas surgidas a raíz de la Revolución Francesa de 1789. Y, abrumado por ello, recopiló abundantes noticias y las partituras de aquellas danzas. Ahora, el grupo de música Oskorri repropone en su estilo esas viejas melodías y, con el grupo Baztango Dantzariak, las presenta en un formato sencillo, de modo que puedan ser bailadas por todo el público. (...) Para facilitar el aprendizaje de las danzas se han colgado en YouTube unos vídeos con el nombre de Oskorri Dantzak y se ha creado el Oskorri Dantza Klub a través de Internet, de modo que todos los que envíen su e-mail a natxooskorri@euskalnet.net recibirán en adelante todos los mp3 de música y vídeos de las danzas que se vayan preparando, así como las convocatorias de próximos conciertos».
Vaya, nosotros no estudiamos los vídeos para no caer en la tentación bailonga, pero atendimos las evoluciones de los siete bailarines (tres tíos y cuatro chicas, todos vestidos de 'casual', muy mal, eso es para estar en casa) embelesados por la belleza y la sonrisa de la morena vestida de negro. El set list ofreció 27 piezas y duró 103 minutos (tan rápidos como los Ramones, casi). Los tres lapsos dantzaris del bolo lúdico-didáctico resultaron reiterativos, con los siete bailarines de Basauri ocupando el centro de la escena y moviéndose en círculo al son de las órdenes de una voz que salía de no sabemos dónde y en euskera dirigía: derecha, vuelta... Así todo el rato, con lo todos los bailes les salieron similarísimos.
Como concierto, el de los escolásticos Oskorri estuvo muy bien. Fue modernista y atávico, y sonó vasco, cantábrico, céltico y hasta global. Vestidos como policías secretos en las txasnas, Oskorri abrieron bucólicos como los Chieftains con Ry Cooder (‘Bolantiantza’), y de seguido aparecieron los dantzaris, a los que se sumaron varios aplicados espontáneos a pie de plaza que fueron felicitados por el bonancible Natxo de Felipe, el líder, parapetado tras un atril con lucecita, desde donde soltaba onomatopeyas vía Laboa (‘Galantak’).
Quedaron mejor las partes estrictamente musicales, donde se alternaban albokas ancestrales con percusiones étnicas actuales, violines y mandolinas con flautas y trompetas en piezas como la espiral a lo Luar Na Lubre ‘Negarrez jaio nintzan’, la exótica y percusiva ‘Alferreko jolasak’ o el simpatiquísimo canto con respuesta del sabroso menú de ‘Lamikizko sukaldaria’, con su coda ska. Entre homenajes a las patrias chicas (Vizcaya, San Sebastián, Navarra), tres intervenciones de los dantzaris (14 piezas de las 27) y ecos marineros o tan internacionales como los de la Bottine Souriante fue desarrollándose un bolo con picos como el albokalari ‘Zortzi nobio’ y los cuatro postreros: ‘Aita semeak’, coreado cálidamente por el respetable, preferentemente mayor y femenino; el vals balanceante y jocoso ‘Katupourri’; y ya en el bis, el experimental en plan Kepa Junkera funkadélico ‘Atzo goizean’ y el adiós con un ‘Furra furra’ muy bien ejecutado. Ahora, a seguir dando clases en el próximo curso.
Rock Local: El rock de la barriga
El lunes bajamos al Bilborock a la 25 muestra de rock local para catar ilusionados a The Sulfators, bilbainitos avecindados en Medina de Pomar, roqueritos de ímpetu vikingo con actitud ignoramos si sobrevenida o innata, pues se les nota el polvo del agro mesetario. No obstante arrestos les sobran a los cuatro Sulfators, que actuaron valientes y pundonorosos como Joselito, el banderillero de Perera arrollado por el morlaco y que de la misma se levantó para volver a colocar otro par con un par y desafiando a la cara de la muerte. Intuíamos que los Sulfators estarían bien ya que conocíamos de su estética patilluda con camisetas de los Stones, chamarras vaqueras con parches de los Doors y gafas de sol incluso en recintos cerrados, pero nos sorprendió el empaque vibrante de su sonido: el bajo Fender reverberante, la guitarra Gibson en V con sonido chirriante a cargo de Pantxo Disparos, la batería tan natural como empujadora y el cantante de la voz cazallosa.
El provocador patilludo Pato observó que el cantante era un barrigón y que estas fiestas son las del rock de la barriga con los chones Porco Bravo, el chulo Loquillo, los moralistas de All Reasons... El cantante arrancó el bolo con chupa y acabó con la tripa al aire, y en el título ‘Dirty girls’ («‘Chicas sucias’, ¡lo que no hay en Bilbao!», presentó) se pegó un largo muerdo con una pibita de las filas delanteras, copadas por adolescentes absorbidos por el cuerpo y el ritmo y la clase de un repertorio admirativo del rock vikingo (Gluecifer, Turbonegro), del hard rock macarra (Mötley Crüe, Kiss, Dictators), del punk rock raudo (de Zeke a Dwarves; oigan su himno motero ‘Derby Diablo’) y del rock cool (ecos de The Cult).
The Sulfators espetaron un listado correoso de casi 50 minutos que coló dos versiones: el ‘Gimme Danger’ de los Stooges y, en el bis, el ‘Rip Motherfucker Rock And Roll’ de Pop Crash Colapso, los mitos de Medina. Por ahora, el mejor bolo de fiestas. Así da gusto salir de casa.
En Tuenti
Eventos   Bares   Restaurantes  

canal

Horarios de programas y películas de todas las cadenas

Guía TV

canal

Sudoku. Cada día una tabla con diferente dificultad

Pasatiempos

Chat

Entra y charla con la comunidad

¿Te apetece hablar? ¿Quieres hacer amigos? Participa en los chats de elcorreodigital.com

Información útil

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.