El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 12 / 19 || Mañana 14 / 19 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > > >
Estampas campurrianas

EN ONCE MUNICIPIOS

Estampas campurrianas

La comarca de Campoo ofrece contrastes de paisajes, arte románico y una variada oferta deportiva

En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Campurriana es esa galleta de rústico aspecto utilizada habitualmente para acompañar el café matinal. Pero campurriana es, sobre todo, la comarca más sureña de Cantabria: Campoo, hasta donde llegan los dulzones aromas a galleta de la vecina Aguilar. Por esta frontera natural entre el paisaje verde y lluvioso del norte y la árida meseta han desfilado desde nobles caballeros hasta hombres prehistóricos, pasando por los deportistas que cada invierno surcan las cumbres nevadas sobre dos exiguas tablas. De aquéllos y de éstos quedan huellas y la constancia de que la zona, con sus fuertes contrastes, entre las hermosas montañas y los campos almibarados, ofrece numerosos atractivos.

La comarca de Campoo, de gran extensión, se sitúa al sur de Cantabria, limitando con Burgos y Palencia. Constituida por once municipios, su capital la ostenta Reinosa, que es la localidad campurriana más poblada. El norte de la comarca está bañado por el río Besaya, que nace aquí y vierte sus aguas al Cantábrico.

En el oeste se sitúa Alto Campoo, cuyas elevadas montañas forman una especie de anfiteatro con cumbres que superan los dos mil metros de altitud. Esta mole está constituida por la unión de dos cordilleras a partir del pico Tres Mares, donde nacen ríos que desembocan en los tres mares que bañan la península: el Nansa, que va a parar al Cantábrico; el Pisuerga, que baña con sus afluentes Valdeolea, al sur de Campoo, y desemboca, tras unirse al Duero, en el Atlántico; y el Híjar, que se junta con el Ebro hasta el mar Mediterráneo. Este río riega la mayoría de la comarca y origina un gran pantano a los pocos kilómetros de su nacimiento, cerca de Requejo, localidad próxima a Reinosa.

Una forma atractiva de conocer algunos de los lugares más interesantes de la zona es seguir un itinerario que parte de Reinosa, toma la carretera en dirección a Alto Campoo y retrocede de nuevo a Reinosa en dirección al sur, bordeando el río Ebro y enlazando finalmente con la carretera entre Burgos y Santander. Este recorrido, de unos 130 kilómetros, puede ser realizarse en unas 8 ó 10 horas.

El nacimiento del Ebro

La capital de la comarca, Reinosa, se encuentra a 75 kilómetros de Santander. Es el mayor núcleo urbano en el extenso, pero poco poblado, territorio de Campoo. La historia de este municipio se remonta a la época medieval, cuando era el centro de la Merindad y Corregimiento de Campoo. Con el transcurso de los siglos, y dada su estratégica situación de paso entre la meseta y la costa, la primitiva ciudadela fue creciendo, de tal forma que se levantaron casas de gran nobleza a ambos lados del puente sobre el río Ebro. De aquellos edificios quedan el de los Cossío, la popular Casona y otras.

Reinosa cuenta con una plaza, la del Ayuntamiento, en la que se erige un conjunto de edificaciones de sillería que datan de los siglos XVI y XVII. Lo más popular es la zona de los soportales, donde se suele degustar el dulce típico conocido como pantortilla. El desarrollo turístico de la localidad está ligado a la estación invernal de Alto Campoo en Brañavieja.

A cinco kilómetros encontramos Fontibre, lugar de nacimiento del río Ebro. Este pueblo y su entorno ocupan un espacioso y tranquilo parque en plena naturaleza, donde se erige una escultura de Jesús Otero que evoca la fuente del río más caudaloso de España.

A tan sólo 15 minutos, en la localidad de Argüeso, se encuentra el castillo (antiguo solar de los Mendoza), que es su símbolo de identidad. En él vivió la madre del marqués de Santillana. La fortaleza está formada por dos torreones levantados entre los siglos XII y XIV, unidos por un cuerpo central de posterior edificación.

Mazandrero (a 9 kilómetros) es un territorio de contrastado paisaje, en el que sobresale su vegetación de ribera junto a bosques bien conservados de robles, hayas y abedules. Es, además, una zona de protección del oso pardo, especie en peligro de extinción de la que apenas queda un centenar de ejemplares en toda la cornisa cantábrica y que busca en la calidad de estos montes su hábitat natural.

Esquiadores y romanos

Desde Mazandrero se puede acceder hasta Brañavieja, la única estación invernal de Cantabria. Comenzó a funcionar como centro turístico-deportivo a mediados de este siglo. En la actualidad, cuenta con nueve remontes mecánicos, cuatro telesillas y cinco telesquís en sus 17 kilómetros de pistas, cañones de nieve y diversas instalaciones hoteleras.

Alto Campoo, con una superficie aproximada de 600 hectáreas y una capacidad para 7.000 esquiadores a la hora, presenta la posibilidad de practicar todas las modalidades de esquí (alpino, de competición, nórdico), debido a la variedad de pendientes que ofrece. Entre ellas destaca, por su elevada altitud, el pico Tres Mares, de 2.175 metros.

Regresamos de nuevo hasta Reinosa y, en dirección a Aguilar de Campoo, encontramos Cervatos, lugar del municipio de Campoo de Enmedio, en plena comarca campurriana, donde se localiza el mayor número de vestigios románicos de la región, junto con Valderredible y la cuenca del Besaya. Sobresale su magnífica Colegiata de San Pedro. El primitivo monasterio fue fundado en el año 999, pero el monumento actual data del siglo XII. En él destaca una bellísima portada de arco de medio punto con canecillos profusamente decorados y torre prismática. El templo está rodeado de un paisaje de transición en el que a veces aparece la nieve, iluminándolo.

A tan sólo 5 kilómetros, en la aldea de Retortillo, situada también en el municipio de Campoo de Enmedio, se localizan las ruinas de lo que debió ser el principal asentamiento romano en Cantabria: Julióbriga. Las ruinas de un edificio público, una necrópolis con sarcófagos y la planta de varias viviendas populares se distribuyen por los alrededores del pueblo, a la espera de que un día se descubran todos los restos de lo que se especula fue una gran ciudad.

A ocho kilómetros, el municipio de Las Rozas de Valdearroyo aparece marcado por la proximidad del pantano del Ebro, elemento natural que define el paisaje. La aldea de Arroyo conserva una interesante iglesia de estilo románico.

En Valdeprado del Río se erige el centro de devoción de los habitantes de la comarca: el monasterio de Montesclaros. La iglesia fue construida en el siglo XVII, pero la virgen gótica que guarda en su interior pertenece al XIV o al XV. El monasterio se ubica en un lugar idóneo para la meditación, por su entorno solitario y su alta calidad medioambiental.

La ruta de las ermitas

A 52 kilómetros, se levanta una de las cuatro colegiatas románicas de Cantabria (junto a Santillana, Castañeda y Cervatos), la de San Martín de Elines. Aunque es la más pequeña, es también la que posee un mayor encanto. Edificada en el siglo XII sobre un monasterio anterior, del siglo X, mantiene algunos detalles de estilo mozárabe y en su interior se conservan las únicas pinturas románicas de Cantabria.
Un kilómetro más adelante, la ermita rupestre de Arroyuelos constituye la muestra más original de los primitivos recintos de cristianización en Cantabria, al hallarse excavada en un levantamiento litológico de roca arenisca con caprichosa forma y haber sido construida en dos alturas, característica única en la región. En el nivel inferior se pueden contemplar dos naves; la principal posee un ábside en forma de herradura y la lateral aparece aposentada en un gran pilar. Al piso superior ­que podría ser un coro­ se accede por una escalera dintelada en la roca. Casi escondida en lo alto del pueblo, en un recóndito paraje, merece una detenida visita.

Toda esta zona de Valderredible, que ocupa el apéndice geográfico del sur cántabro, tiene una gran importancia por sus ermitas rupestres. Además de la de Arroyuelos, se conservan las de Campo de Ebro, Cadalso y Santa María de Valverde.

La de Campo de Ebro es una ermita pequeña pero acogedora, de una sola nave. La de Cadalso, al lado de la carretera y perfectamente restaurada, posee también una única nave de reducidas di-mensiones y un púlpito abierto al exterior. En Santa María de Valverde se ubica el más monumental de los núcleos eremíticos de Cantabria; cuenta con tres ábsides, en uno de los cuales se instala un baptisterio. Fuera, una espadaña de añadido posterior, que hace suponer su utilización como lugar de culto durante varios siglos, culmina la obra, y también pone fin a uno de los recorridos más atractivos, y a la vez desconocidos, de Cantabria.

Datos de interés

Cómo llegar
Desde Vizcaya, se toma la carretera en dirección a Balmaseda y se sigue hacia Espinosa de los Monteros, se pasa el puerto del Escudo y llega a Reinosa.

Dónde alojarse
El monasterio de Nuestra Señora de Montesclaros cuenta con hospedería (Tel: 942 770559) y existe un albergue en Arroyo (Tel: 942 773266). Además, hay dos establecimientos hoteleros en Reinosa (Hotel Vejo. Tel: 942 751500 y Hostal Rcia. Sema. Tel: 942 750047), y un hotel en Alto Campoo, en la carretera entre Reinosa y Tres Mares (Tel: 942 779251). Todos ellos ofrecen precios muy económicos, inferiores a las 4.000 pesetas.
Itinerarios de montaña por la zona
SIERRA DEL CORDEL / Al oriente de Campoo , otros itinerarios por Cantabria.

Teléfonos de interés:
Oficina de Turismo de Reinosa: 942 755215.
Estación invernal de Alto Campoo: 942 779222.
Teléfono 'Vacaciones' del Gobierno de Cantabria: 901 111112



TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.