El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 4 / 15 || Mañana 7 / 18 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
La cara oculta del Pagasarri

ruta en bicicleta

La cara oculta del Pagasarri

Ascenso a la cima más emblemática de la villa desde Alonsotegi, a través de cuevas y cuestas casi imposibles

06.07.12 - 11:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Pagasarri, ese eterno vigía que constriñe el botxo bilbaíno y lo empuja contra las laderas de Artxanda, es uno de los montes favoritos de los aficionados al ciclismo de montaña. Lo habitual es ascender por la cara más cercana a Larraskitu o por el parque de Montefuerte. Es decir hacerlo por la vertiente más ‘industrializada’. Sin embargo, existe un camino que resulta más largo pero también más sorprendente y natural. En la ruta de hoy os proponemos escalar la cima más emblemática de la villa desde Alonsotegi, a través de cuevas, cuestas casi imposibles y aristas con vistas privilegiadas sobre media Bizkaia.
El recorrido comienza en Zorroza, junto a la rotonda que da acceso a la pasarela que conduce al bidegorri que enlaza con el centro de Bilbao. Los primeros cuatro kilómetros nos llevarán por la vieja carretera hasta Alonsotegi. El paseo para calentar resulta hoy en día más agradable que hace unos años, puesto que la apertura en toda su extensión del corredor del Cadagua ha sacado casi todo el tráfico de este vial.
Ya en la localidad encartada giraremos a la izquierda a la altura del Ayuntamiento para acceder a la calle Errota. Llegaremos a un desvío en el que aparecen cuatro opciones. Cogeremos la que está situada frente a nosotros: un estrecho vial de cemento que sube a través de una fuerte pendiente. Hay una señal de dirección prohibida para vehículos a motor que no deja lugar a dudas.
Los primeros metros son duros, pero la senda, que se utiliza para subir al barrio de Azordoiaga, en seguida suaviza. Franqueamos una barrera de madera y nos adentramos en una zona bien cuidada, con un arbolado muy frondoso. Poco a poco el estridente ruido procedente de las cercanas carreteras se va convirtiendo en un eco tenue que tiende a desaparecer. Y lo hace definitivamente cuando llegamos al área recreativa de la Fuente del Oro.
A partir de aquí comenzamos a subir sin prisa, pero también sin descanso, a través de bosques de pinos, matorrales y helechos. Para evitar perderse es conveniente seguir el archivo GPS que te puedes descargar en la ficha de la ruta. La pista es buena e invita a apretar, aunque en algunos momentos encadenaremos algunos senderos más técnicos. Sorprende la frondosidad del entorno y la soledad de estos páramos. Un claro contraste con los accesos al Pagasarri por Bilbao, que resultan muy frecuentados, sobre todo los fines de semana. Esta ruta permite una aproximación tranquila, sin sobresaltos y sin tener que compartir apenas espacio con viandantes, personas a caballo o gente paseando al perro.
Hacia el kilómetro diez comenzaremos a ganar altura y divisamos ya la arista del macizo en el que nos encontramos. A nuestra derecha queda el Gran Bilbao y a nuestra izquierda, la comarca de Las Encartaciones. De frente, los montes Eretza, Sasiburu o Apuko. Al fondo aparece el pirulí del Argalario y los montes de Triano. Si el día es claro, las vistas son espectaculares.
Frente al Ganekogorta
El camino describe un súbito y rápido giro de180 grados. Es hora de empezar a pedalear por este pequeño cordal. Ahora tenemos de frente el Ganekogorta, que es hacia donde nos dirigimos. Aquí está el punto más técnico de la ruta: un pequeño sendero entre helechos y con alguna roca traicionera que invita a tener cuidado.
Tras este tramo entramos en un pequeño bosque de coníferas que resulta especialmente bello. Comienza aquí una cuesta con un porcentaje considerable y que nos conduce a un cortafuegos. Ascendemos con calma, paladeando las espectaculares vistas y digiriendo poco a poco el esfuerzo. Ya hemos salvado más de 500 metros de desnivel.
El siguiente hito en la ruta es la cueva de Zamaia. Bien señalizada y con un panel interpretativo, la gruta aparece a nuestra izquierda justo antes de un repecho duro y técnico. Conviene pararse a disfrutar de la visión de la cavidad para recobrar fuerzas. Puede ser un lugar ideal para avituallarse.
A pocos metros de Zamaia el camino se abre y nos deja ver el Ganeta y el Pagasarri, también las faldas del Ganekogorta, a donde nos dirigimos en un rápido descenso. Llegados a un collado por donde atraviesan varias líneas de alta tensión, giramos a la izquierda para afrontar la parte final de la subida, no sin antes descender por una fuerte pendiente repleta de helechos, en el que constituye el punto más peligroso. La senda nos deja a un kilómetro de la cima. Tras coronar podemos deshacer el camino andado o realizar el descenso a través de la pista fácil y ancha que pasa cerca del pantano de Artiba.
Pronto, el grijo deja paso al asfalto. Conviene en este punto no emocionarse y respetar las normas de circulación: no ocupar todo la calzada ya que, aunque improbable, pueden subir coches. El rápido descenso termina de nuevo en Alonsotegi".
La cara oculta del Pagasarri
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La cara oculta del Pagasarri
Los paisajes por donde discurre la ruta son espectaculares.
La cara oculta del Pagasarri
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.