Los asteroides provocaron 26 explosiones de escala atómica entre 2000 y 2013

"Lo único que impide una catástrofe por un asteroide de tamaño como para destruir una ciudad es la suerte", dice el exastronauta Ed Lu

L.A. GÁMEZ , @LAGAMEZ
Fotograma de la película 'Deep impact'./
Fotograma de la película 'Deep impact'.

La red de sensores de infrasonidos de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO) -cuyo objetivo principal es detectar pruebas nucleares- registró, entre 2000 y 2013, 26 explosiones de entre 1 y 600 kilotones por impactos de asteroides. La mayoría tuvo lugar a demasiada altura como para causar daños graves y, aunque el de Cheliábinsk (Rusia), con sus 600 kilotones, fue el impacto más fuerte, otros tres superaron los 20 kilotones: uno en pleno Mediterráneo en 2002, otro en el Océano Antártico en 2004 y un tercero en aguas de Indonesia en 2009. La explosión de la bomba atómica que arrasó Hiroshima en 1945 fue de unos 15 kilotones.

"Si bien se han detectado la mayoría de los grandes asteroides con potencial para destruir un país o un continente entero, se han identificado menos de 10.000 de los más de un millón que pueden destruir una gran área metropolitana. Debido a que no sabemos dónde ni cuándo ocurrirá el próximo gran impacto, lo único que impide una catástrofe provocada por un asteroide del tamaño para destruir una ciudad es la suerte", ha dicho el exastronauta Ed Lu, primer ejecutivo de la Fundación B612, entidad que quiere construir un satélite vigía de asteroides potencialmente peligrosos.

Entre 40 y 100 toneladas de polvo y rocas espaciales se precipitan cada día a la Tierra. La mayoría ni las vemos, pero de vez en cuando una piedra de gran tamaño choca contra nuestro planeta. La última que pudo provocar una catástrofe fue el objeto de Tunguska, que el 30 de junio de 1908 arrasó 2.200 kilómetros cuadrados de bosque Siberiano. Si llega a impactar cuatro horas más tarde, hubiera borrado San Petersburgo del mapa. Con sólo 20 metros de diámetro, el meteorito de Cheliábinsk del 15 de febrero de 2013 causó una explosión de unos 600 kilotones y más de 900 heridos.

Ninguno de los asteroides que provocaron las 26 grandes explosiones registradas entre 2000 y 2013 fue detectado antes por ningún observatorio espacial o terrestre. La Fundación B612 -que debe su nombre al asteroide de 'El principito', de Antoine de Saint-Exupéry- está recaudando fondos para poner en órbita en 2018 el telescopio 'Sentinel' para detectar y seguir asteroides que se crucen en la trayectoria de nuestro planeta, con vistas a prever un posible impacto. Hace 65 millones de años, un asteroide de 10 kilómetros de diámetro acabó con los dinosaurios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos