Indignación en Brasil: "Las mujeres 'ligeras de ropa' merecen ser violadas"

Una encuesta revela que el 65% de los brasileños -y brasileñas- opinan que las mujeres que usan ropas cortas o provocativas "merecen ser atacadas"

BEGO MANZANO
La periodista Nana Queiroz colgó en una de sus redes sociales esta instantánea con el lema "No merezco ser violada"./
La periodista Nana Queiroz colgó en una de sus redes sociales esta instantánea con el lema "No merezco ser violada".

La garota de Ipanema es una "chica linda, llena de gracia" que pasea su escultural figura por las playas con un escueto traje de baño, o eso es lo que nos imaginamos al escuchar la letra de esta conocida canción. Brasil es un país conocido por su sensual carnaval, sus espectaculares playas y sus atractivas mujeres que saben llevar como nadie un minúsculo tanga mostrando sus turgentes posaderas.

Podríamos pensar que los brasileños son muy liberales y no les importa la desnudez sino todo lo contrario, que hacen una oda constante al cuerpo. Pero tras conocer los resultados de un sondeo de opinión realizado a la población brasileña ha echado por tierra esta creencia. Según los datos, más del 65% de los brasileños -y brasileñas- encuestados consideran que "las mujeres que usan ropa con la que van mostrando su cuerpo merecen ser atacadas". Asimismo, el 58,5% cree que "si las mujeres se supieran comportar, habría menos violaciones".

La encuesta fue realizada por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA) entre 3.810 personas de ambos sexos de distintas regiones de todo el país, de las cuales el 65,5% eran mujeres. Además, un 65,7% de los encuestados declaro ser de la religión católica.

Estos resultados han creado un gran revuelo en el país carioca y las redes sociales no han dejado de echar humo. Multitud de hombres y mujeres han mostrado su indignación ante tal controvertida afirmación y se ha creado un movimiento encabezado por la periodista Nana Queiroz que incitaba a mujeres brasileñas a subir fotos a las redes sociales donde apareciesen semidesnudas y tapándose el pecho con el mensaje de protesta "No merezco ser violada". Posteriormente, el mensaje fue cambiado por el de "Nadie merece ser violado" dada la alta participación de hombres en la crítica social contra la violencia de género. "Lo más sorprendente es que está permitido andar desnuda en el carnaval, pero no en la vida real", ha afirmado la periodista.

Por su parte, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff ha manifestado que "la sociedad brasileña tiene mucho que avanzar en el combate a la violencia contra la mujer. Tolerancia cero" al conocer la opinión de sus conciudadanos. "Gobierno y sociedad deben trabajar juntos para atacar la violencia contra la mujer, dentro y fuera de los hogares", añadió en las declaraciones publicadas a través de su cuenta oficial de Twitter.