Judíos que abrazan la causa palestina

Ed 'Lou Grant' Asner; la hija de un exjefe del Mossad encarcelada; rabinos que queman banderas de Israel...

ISABEL IBÁÑEZ

Edward 'Ed' Asner (Kansas City, EE UU, 1929) sigue siendo para muchos Lou Grant, aquel periodista de la serie del mismo nombre que, a principios de los 80, logró que muchos jóvenes espectadores descubrieran su vocación. Además, es un activista comprometido con diferentes causas. Y judío, nacido en el seno de una familia de ortodoxos rusos. En 2008 escribía un artículo en el Huffington Post titulado 'The Shministim', donde descubría para sus lectores las desventuras de una joven llamada Omer Goldman, hija de un exjefe del Mossad: "Llevo en este mundo mucho tiempo y es muy difícil que me quede sin palabras, pero eso es lo que me sucedió cuando conocí la historia de Omer. Ella es joven y bonita, 19 años y ya ha estado dos veces en una cárcel militar de Israel. Pertenece a una nueva generación de jóvenes hijos de Israel, les llaman los Shministim (http://december18th.org/). Creen en un futuro mejor y más pacífico para ellos mismos, para los israelíes y los palestinos, y se niegan a alistarse en el ejército israelí. Están en la cárcel, aguantando una inmensa presión de la familia, los amigos y el gobierno de su país".

La propia Omer Goldman explica de este modo su historia: "Yo crecí con el Ejército. Mi padre era jefe adjunto del Mossad y vi a mi hermana, ocho años mayor que yo, hacer el servicio militar. Cuando era niña quería ser soldado. El Ejército era una parte tan importante de mi vida que nunca lo cuestioné. A principios de este año, fui a una manifestación por la paz en Palestina. Siempre me habían dicho que el ejército israelí estaba allí para defenderme, pero durante esa manifestación soldados israelíes abrieron fuego contra mí y mis amigos con balas de goma y granadas de gas lacrimógeno. Me quedé muy sorprendida y asustada. Vi la verdad. Vi la realidad. Vi por primera vez que lo más peligroso en Palestina son los soldados israelíes, la misma gente que se supone que está de mi lado. Cuando regresé a Israel, yo sabía que había cambiado. Estamos decididos a mostrar a los israelíes y al mundo que existe un amplio apoyo para la detención de una cultura de guerra". En este vídeo puede verse a Omer Goldman junto a otros shministim:

Y de hecho algo se mueve. Al hablar de este conflicto no suele haber lugar para entender que, como en todos los países, hay ciudadanos en contra de las políticas de su gobierno. Tan solo parecen existir judíos contra palestinos, palestinos contra judíos. Por eso sorprende encontrar asociaciones como Jewish Voice for Peace, a la que pertenece hoy Omer Goldman (que acaba de terminar sus estudios de cine) y cuyo lema es 'Israelíes y Palestinos, dos pueblos, un futuro'. Defienden que la paz en Oriente Medio se logrará a través de la justicia y la igualdad plena para palestinos e israelíes. Tiene oficinas en Nueva York y California, 100.000 activistas 'on line' y un consejo asesor compuesto por numerosos pensadores y artistas judíos entre los que se encuentra gente como el propio Ed Asner, el autor y filósofo Noam Chomsky o la dramaturga feminista y activista Eve Ensler, autora de los famosos Monólogos de la vagina. Jewish Voice for Peace tiene colgado en YouTube una animación en inglés que intenta explicar el conflicto que enfrenta a su país con el pueblo palestino:

Otra organización, Neturei Karta, que defiende el desmantelamiento del Estado de Israel, va más allá. Algunos de sus miembros, con el típico traje negro, barbas y tirabuzones, queman banderas de su país y abogan por que cese la ocupación en los territorios palestinos. Uno de sus rabinos, Meir Hirsh, explica sus argumentos en una carta escrita en 2009: "Pedimos urgentemente a los líderes de las naciones del mundo, especialmente a las grandes potencias, que dejen de apoyar a la entidad sionista. Muchas naciones creen que teniendo amistad con el estado sionista de Israel estan empatizando con el pueblo judio. ¡Esto es incorrecto! La amistad verdadera con los judíos puede ser demostrada salvando a toda la gente de Oriente Medio, incluyendo a los judíos, de las maquinaciones sanguinarias del peligroso estado de Israel y desmantelando pacífica y totalmente este estado en nuestros días. Que Dios Todopoderoso nos proteja contra la influencia del sionismo y la maldad de sus líderes sanguinarios, y contra sus siervos malvados que se hacen llamar rabinos".

También están en nuestro país, son los Judíos Antisionistas en España. En su web, en una entrada titulada 'Egipto: Judíos/as expresan su rechazo al sionismo... Algo se está moviendo', hacen suyas unas palabras de la nueva presidenta electa de la comunidad judía de Egipto, Magda Shehata Haroun, cuando declara que "Así como todos los musulmanes no son de Al Qaeda, todos los judíos no son israelíes", frase que, a su juicio, sirve para despejar "la confusión que existe entre los dos términos, confusión mantenida por el Estado de Israel y sus estamentos". El texto puede leerse en http://judiosantisionistasenespanya.blogspot.com.es/2013/07/egipto-judiosas-expresan-su-rechazo-al.html

Los españoles hacen suya la declaración de la asociación mundial que los engloba, la Red Judía Antisionista Internacional: "Somos una red internacional de judíos incondicionalmente comprometidos con las luchas de emancipación humana, de las cuales la liberación de los habitantes de Palestina y de su tierra es una parte primordial. Nuestro compromiso es el desmantelamiento del apartheid israelí, el retorno de los refugiados palestinos, y el fin de la colonización israelí de la Palestina histórica".

Todos ellos son judíos, aunque muchas veces su voz no se oiga. Como la de Ed Asner/Lou Grant: "Yo sé que esto puede ser un tema difícil para muchos de nosotros, los Judíos. Pero me resulta difícil creer que alguien puede mirar a Omer Goldman a los ojos y decirle que tiene que arriesgar su vida y su futuro por Israel tanto si quiere como si no. Eso no es correcto". Aquí puede vérsele en la actualidad, leyendo el testimonio de un superviviente del Holocausto nazi en un acto celebrado en el Museo de la Tolerancia del centro Simon Wiesenthal

Por cierto, que así era Asner como Lou Grant, una serie que duró cinco años y cuya desaparición fue considerada por la American Civil Liberties Union, entidad dedicada a la defensa de las libertades civiles en Estados Unidos, cómo "un paso atrás en la conquista progresiva de las libertades individuales". El tratamiento en sus últimos capítulos de asuntos como la energía nuclear, los problemas en el Tercer Mundo, el armamentismo... hizo que muchos en aquel país consideraran que el producto estaba en manos de comunistas. Tampoco ayudó la postura del propio Asner en temas de política internacional, como su oposición a la intervención de EE UU en la guerra civil de El Salvador. Las empresas que se anunciaban en sus intermedios llegaron a recibir amenazas de boicot a sus productos, lo que sin duda aceleró el final de la producción.

Ver todos los artículos de 37 Grados.