«Ha sido un final terrorífico»

EL CORREO reúne a seis miembros del Euskaltel para hablar sobre los últimos meses de vida del equipo

IGOR BARCIA
Isasi, Larrea, Bilbao, Gerrikagoitia, Aizkorbe y Antón, durante la charla con EL CORREO./ I. Pérez/
Isasi, Larrea, Bilbao, Gerrikagoitia, Aizkorbe y Antón, durante la charla con EL CORREO./ I. Pérez

La reunión entre viejos conocidos tiene un cierto aire de despedida. Pese a haber compartido hoteles, viajes y competiciones durante un puñado de temporadas, la charla a la que asiste EL CORREO supone una de las últimas ocasiones en las que Gorka Gerrikagoitia e Iñaki Isasi, directores del Euskaltel; Pello Bilbao e Igor Antón, ciclistas; Eneko Larrea, mecánico, y Jesús Aizkorbe, jefe de prensa, se reúnen para compartir vivencias, recuerdos y decepciones en torno a un color, el naranja, que ha formado parte de sus vidas en los últimos años. Un maillot, el más longevo del pelotón internacional, que la temporada que viene ya no estará en las carreteras. Una afición, la vasca, que se quedará huérfana después de casi 20 años apoyando a sus corredores. La sensación de soledad ha acompañado al equipo a lo largo de este 2013 y la negociación fallida con Fernando Alonso para la compra de la licencia ha sido la puntilla que ha destrozado las esperanzas de 52 personas que ahora se tienen que buscar la vida para continuar en el pelotón.

El calor es el invitado inesperado en este encuentro a apenas 50 metros de la sede de Euskaltel, la empresa que decidió tirar hacia adelante con el peso del equipo tras romper con la Fundación Euskadi. El acuerdo para mantener a la formación vasca en el World Tour era de cuatro años, pero no se ha terminado el primero de ellos y el anuncio del cierre de la persiana ya es oficial. En la terraza de un hotel, a la sombra y con la imagen de la empresa naranja a la vista, arranca una charla en la que los seis invitados desnudan sus impresiones sobre lo que han vivido estos últimos meses.

¿Qué resumen se puede hacer de lo vivido esta temporada?

Gerrikagoitia. Ha sido un recorrido muy duro desde la pasada temporada. Desde que no sabemos si vamos a seguir o no y hay dudas con el nuevo proyecto. Después fallece Víctor Cabedo, se cambia la filosofía y entran extranjeros, al equipo le cuesta arrancar, llega el accidente de Rufino (masajista fallecido), el positivo del ruso... Son muchos altibajos y el final ha sido terrorífico. No hemos tenido la tranquilidad necesaria, pero creo que los resultados no han sido la clave del adiós porque este era un año de transición desde la Fundación al nuevo equipo. Se sabía que iba a ser difícil, pero cuando íbamos remontando nos dan el cierre...

Antón. En el Tour comienzas a notar cosas raras, porque viene poca gente, no había tanto interés... No era como años anteriores. Pero todo llega cuando parecía que estábamos en el cielo, porque los cuatro años de contrato que habíamos firmado te hacían tener una tranquilidad. Se buscaba que el equipo creciera y, en realidad, llegan la caída y el cierre, aunque a última hora sale la opción de Alonso que nos hizo recuperar la esperanza. Pero mira, al final nada.

¿Qué cosas raras?

Gerrikagoitia. Al principio de año se anuncia un equipo con más presupuesto y más potente, pero desde dentro se veían restricciones en cuanto a infraestructura. Algo no iba bien. Se daban pasos hacia atrás, iban a cambiar los coches para julio y no se cambiaron... Cuando un equipo nace para cuatro años y desde el inicio se ponen pegas, algo raro pasa.

Antón. Se anunciaron cosas buenas, se fichó al preparador físico Iñaki Mujika... Te hacían pensar que esto podía crecer. Pero una vez que empieza la temporada ves que fallan cosas y que todo va a peor hasta que deciden que se acaba.

Aizkorbe. Se lanza un proyecto, pero por lo que sea esos planteamientos no se cumplen. Euskaltel tiene un compromiso de 3,5 millones pero después tiene que asumir todo el presupuesto y es complicado seguir adelante. Esta situación es durísima para todos, creo que el que más pierde es el ciclismo en Euskadi, porque este equipo es una salida para los corredores vascos.

En las dos últimas décadas, ha sido la mejor vía para que los ciclistas vascos dieran el salto a profesionales, ¿no?

Antón. Sin duda. De pequeños soñábamos con llegar a este equipo y si ha durado tantos años es porque era gente profesional, que ha sentido suyo el proyecto. ¿Cuántos han salido y han tenido que cerrar en un año? Miguel Madariaga tuvo la dedicación para lograrlo, y da pena que ahora desaparezca. Es un error.

Isasi. Pasé en 2001 pero el equipo existía antes, así que primero era un sueño y luego un objetivo. Lo conseguimos, hicimos nuestra carrera y después seguimos formando parte de esta familia.

Gerrikagoitia. Era casi la única alternativa para ser profesionales. Esa alternativa se va a perder y quien más pierde es nuestro ciclismo.

Isasi. Muchos hemos hecho una carrera, pero el problema es para gente como Pello, que les queda una carrera por hacer, y para los que vienen por detrás. Si es que más allá de Euskaltel no hay más...

Gerrikagoitia. Los World Tour no apuestan por los jóvenes. Sólo piensan en los puntos, en gente que les pueda aportar algo en ese sentido, no en el desarrollo de los chavales jóvenes, para eso están los continentales. Y en el caso nuestro estaba la Fundación y tampoco va a seguir porque no tiene un apoyo, y eso sí que no lo entiendo. Cómo a un equipo de formación no se le ayuda. Se va a perder un deporte que tiene mucho arraigo y seguidores, no lo entiendo.

Larrea. Varios amateur están pensando en buscar un trabajo o estudiar porque no ven salida al desaparecer Euskaltel. Queda Caja Rural, pero ellos pasan a sus ciclistas.

Aizkorbe. El profesionalismo es el espejo donde te miras para correr en bici. Yo anduve hasta juveniles y me gustaban Delgado, Laguía, Induráin... A los niños tener un referente les viene bien. En nuestro caso, se cambió el referente de un ciclista a una formación, el Euskaltel.

Antón. Nunca había estado en el Tour y cuando fui a Luz Ardiden con mis aitas, ese día ganó Laiseka y fue un sueño, pensé en si yo sería capaz algún día de estar allí. Fue increíble ver cómo lo vivió la afición y por esas cosas merece la pena todo lo que ha hecho Euskaltel.

La afición se queda ahora sin un referente...

Gerrikagoitia. Así es, la afición seguirá estando ahí, irá al Tour, pero perderá un referente.

Da la sensación de que los aficionados no han entendido qué es lo que ha pasado para que el equipo desaparezca.

Isasi. No lo hemos entendido ni nosotros.

Aizkorbe. Cuando se anuncia que el equipo no va a seguir, la gente no se lo cree. Dicen que es imposible, pensaban que pasaría como con el baloncesto, que a última hora aparecerían las instituciones y nos echarían una mano, pero... Creo que ha pasado demasiado tiempo hasta dar la vo de alarma. Nos decían que estuviéramos tranquilos y quizá la alarma saltó demasiado tarde.

Gerrikagoitia. Mi pregunta es: '¿Qué hubiese pasado si Miguel (Madariaga) estuviera en el equipo?' Porque al final lo ha cogido una empresa que ha mirado sus números y ha visto que no le cuadraba y ha decidido que era mejor cerrar. Antes Miguel se movía de tal forma que daba continuidad al proyecto. Pero este año, esa figura del líder nos ha faltado.

Isasi. Hay que estar dispuesto a perder muchas cosas, como lo hizo Miguel. Estaba las 24 horas pendiente, lo vivía como suyo.

Pello Bilbao. Además, creo que este año el equipo ha perdido un valor que a la empresa le podía hacer echarse atrás. Se ha perdido el sentimiento de equipo de casa. Era más complicado cerrar el año pasado por esa idea de fidelidad, pero este año se ha perdido esa implicación al dar entrada a extranjeros.

Isasi. Yo lo que no entiendo es que si se ve factible la apuesta por cuatro años, cómo al de seis meses se decide lo contrario, que las cosas no funcionan y hay que cerrar... Supongo que al final son números que cuadran o no. Antes se sacaba el dinero de donde fuera, las instituciones apoyaban...

Larrea. Si lo achacan a la falta de apoyo de las instituciones, creo que se podía sacar un Continental y luego esperar a que vengan mejores tiempos para volver a implicarse.

Gerrikagoitia. Pero nosotros no debemos pensar que sean las instituciones las que tengan que salvar esto, porque esto es deporte profesional y no vamos a estar siempre pidiendo. Si Euskaltel asumió todo fue porque según nos garantizaron tenía solvencia suficiente. De lo que se prometió a lo que ha sido...

La marca Euskadi

¿Se notaba esa falta de recursos económicos a lo largo de la temporada?

Gerrikagoitia. Una vez que entras en competición no reparas en otra cosa. Nadie nos advertía si debías gastar más o menos. Pero cuando tienes menos gente en el staff de la necesaria y no puedes contratar a más por falta de presupuesto... Se suponía que este equipo iba a crecer, pero desde el primer momento se ponen pegas por el presupuesto.

Aizkorbe. Miguel, que era quien movía todo, las instituciones y Euskaltel formaban un triángulo que ha funcionado perfectamente hasta que fallan dos patas. Euskaltel ha hecho el esfuerzo hasta donde ha podido. Al principio puedes asumir determinados costes, pero al final no es viable. No es lo mismo poner 3,5 millones que tener que poner 8... Yo echo la vista atrás y veo que este modelo va a ser difícil reproducirlo, ha sido único y pasará a la historia. Se nos queda en el camino cuando era reconocido a nivel mundial. Es una lástima. Levantar algo parecido va a ser imposible.

Antón. Yo veo que el ciclismo aporta todo el año, en enero estás en Australia y en octubre en Pekín. ¿En qué otro deporte podría salir la marca Euskadi en tantos países?

Gerrikagoitia. La marca Euskadi, ahí es donde yo veo que hemos tenido toda la carencia de apoyo. Esta publicidad a nivel internacional no la hace nadie, la hemos llevado a todas partes del mundo y este año la hemos llevado gratis. Y es donde se nota el mayor vacío. No ha habido un apoyo político.

¿A eso se refería Igor González de Galdeano sobre las ausencias del Tour?

Antón. Es que no vino nadie. No es una sensación, es una realidad. En el Tour siempre había invitados todos los días, en este último estuvimos solos.

Gerrikagoitia. Es que antes la gente tenía la sensación de que el equipo era de ellos. Las diputaciones, el Gobierno vasco, los patrocinadores... Todos sentían que el equipo era suyo. Pero este año era de Euskaltel. Como empresa sabían lo que iba a pasar, y se ha dado esa falta de apoyo. Antes había mucha visita institucional, este año sin apoyo no ha venido nadie.

Isasi. Además, Euskaltel sabía en el pasado Tour que la situación era muy complicada y si vienen a apoyar estarían dando un mensaje contradictorio. Astorkiza sí estuvo, pero por lo demás no fue lo de otros años. Antes la gente creía que era parte del equipo, este año no.

¿Tienen el sentimiento de que se ha hecho todo lo posible para sacar adelante el proyecto?

Isasi. No lo sabemos. ¿Se han esforzado realmente o se ha dejado morir el proyecto poco a poco?

Aizkorbe. Me consta que se han movido. Se negoció con dos empresas que estaban cerca, pero no se concretó. El aviso había que haberlo dado en abril, no en agosto. Se podía generar una alarma antes, porque cuando era máxima ha salido una opción, la de Alonso.

Antón. Hasta que sacamos el comunicado nadie lo sabía. Creo que la gente ahí pensó que igual era cierto que las cosas estaban mal.

¿Cómo se vivió la llegada de Alonso y la posterior ruptura de las negociaciones?

Gerrikagoitia. Fue muy buena noticia cuando se dio, pero yo reflexioné y entendí que Alonso iba a adquirir la licencia. Es decir, el equipo estaba perdido y era una buena salida para los 14 corredores con contrato, aunque no para el ciclismo vasco. Además, se daba ya otra circunstancia en los últimos meses, y es que el sentimiento de arraigo se había perdido. Cuando un corredor tiene la oportunidad de seguir y prefiere marcharse, te das cuenta que algo no funciona como antes.

Antón. Cuando surgió yo tenía casi cerrado el acuerdo con un equipo, pero pensé que con Alonso las cosas iban a funcionar, por la imagen que tiene en el deporte. Estaba convencido de que Euskaltel llegaría a un acuerdo. Y al final he pasado de la ilusión de seguir en este grupo a tener que buscarme de nuevo la vida, habiendo perdido un mes, aunque hay compañeros que están todavía en peor situación que yo.

Pello Bilbao. Si antes teníamos pocas opciones imagínate ahora. Lo tenemos complicado, nadie pensábamos que íbamos a llegar a esta situación tras la aparición de Alonso, y creo que Euskaltel tampoco, porque la publicidad que se le está haciendo estos días está siendo desastrosa para ellos. Espero que quieran terminar medianamente bien, dar la mejor imagen posible y llegar a un acuerdo con el que puedan compensar el final que nos han dado. Que nos puedan ayudar a continuar a los que tenemos problemas para seguir.

Papel en la Vuelta

Pero parece que ese futuro se presenta complicado, con la amenaza de un ERE.

Aizkorbe. Nos han hablado de un cierre ordenado y reponsable. Veremos qué es eso. Vamos a esperar y cada uno pelearemos por nuestros derechos. Habrá en unos casos acuerdos y en otros no, porque somos 52 personas. Primero nos tienen que mandar una carta a casa para explicarnos la situación y a partir de ahí veremos lo que pasa.

Isasi. Cada cual va a defender sus derechos como trabajador

Gerrikagoitia. Respecto al futuro, nuestro caso es diferente al de los corredores. Por ejemplo, Pello deja un año de correr y que se olvide de entrar de nuevo en la rueda. Un director o un auxiliar puede estar un año fuera y volver. Es difícil, hay pocas alternativas, los equipos están completos y es complicado que apuesten, pero si no es dentro del ciclismo será en otra cosa, no estamos incapacitados para trabajar.

Pello Bilbao. Ahora mismo sólo pienso en no quedarme fuera de esta rueda. De momento no hay nada claro, pero no hay que perder la esperanza y confío en que alguien se haya fijado en mí.

Antón. Tengo mis últimas bazas y espero poder coger algo. Tendré que dar un paso atrás en lo económico, pero bueno. Quién sabe, igual este cambio obligatorio me viene bien para motivarme. Yo aquí he sido muy bien valorado y ha sido un sueño en estos nueve años, pero ahora, aunque me fastidie, buscaré otro ciclismo. Hace tres semanas estaba orgulloso de lo que había encontrado, pese a tener dos años que no han sido los mejores. Ahora estoy ilusionado por recuperar mi mejor nivel.

Aizkorbe. Yo no me veía muchos años más. He estado encantado porque he podido desarrollarme, pero a medio plazo sí que pensaba empezar a mirar otros sectores. Ahora, como el resto de la sociedad, nosotros viviremos nuestro drama particular, pero creo que, además de eso, se pierde algo más, porque esta empresa ha dado mucho a Euskadi.

¿Ser el mejor equipo de la Vuelta ha sido la mejor despedida del Euskaltel?

Antón. Ganar la Vuelta por equipos fue el broche de oro para el equipo, porque quedó personalizado en el grupo, no en una persona.

Isasi. Dice mucho. Cada uno podía mirar a otro lado y no lo hizo.

Gerrikagoitia. La gente estaba deseando que nos rompiéramos como grupo, pero no pasó, tuvimos la honestidad de la gente, casi fue más importante que ganar una etapa. Ganar en la última grande antes de desaparecer manifiesta la unidad y el triunfo del equipo. Desde el primer día lo pensamos, pero a medida que estábamos arriba lo veíamos como un objetivo alcanzable. Para mí fue muy bonito.

Antón. Fue muy emotiva la entrada al circuito de Madrid, cuando dimos la primera vuelta en cabeza. Dimos un relevo cada uno y cuando estabas delante pensabas que ya no lo ibas a hacerlo más de naranja.

Gerrikagoitia. Fue el reconocimiento del pelotón a lo que ha supuesto este equipo en los últimos 20 años, y fue una bonita despedida.