La madre de Asunta vende por casi un millón de euros la casa familiar

El chalé, donde supuestamente murió la niña, está a la venta desde hace meses y el anuncio se renovó una semana antes del triste suceso

ELCORREO.COMBILBAO
La vivienda familiar de los Porto Mella. / Trovit/
La vivienda familiar de los Porto Mella. / Trovit

Casi un millón de euros pide Rosario Porto Ortega, la madre de Asunta, por la casa familiar de Cacheiras. El chalé, que heredó de sus padres, está a solo unos kilómetros del lugar donde apareció el cadáver de la pequeña hace nueve días. Y se especula con que el crimen pudo ser cometido en la vivienda, después de que se encontrara en ella una bovina de cuerda similar a la que estaba junto al cuerpo de la niña, que ayer hubiera cumplido 13 años, lo que motivó que sus compañeros de instituto, el Rosalía de Castro de Santiago, organizaran un acto en su memoria.

Concretamente, Charo pide 900.000 euros en el anuncio que está colgado en varias inmobiliarias, donde, además, se especifican las características del inmueble. Así, se puede describir a la casa como una gran residencia hecha a pedir de boca: tiene unos 400 metros cuadrados construidos sobre una finca de casi 10.000, cinco habitaciones dobles, cinco baños, alumbrado, cancha de tenis, bodega y piscina, entre otros elementos variados.

El anuncio se puso hace varios meses, pero fue renovado el pasado 16 de septiembre, una semana antes de que apareciera el cuerpo de la pequeña en una pista forestal de Teo. Charo seguía con su intención de deshacerse de la casa familiar, lo que refuerza las tesis que aseguran que la mujer tenía falta de liquidez en este momento, uno de los supuestos móviles que la Guardia Civil baraja como detonante del asesinato de su hija.

Y es que pese a que el juez parece avanzar en las pesquisas sobre el caso y ha ordenado prisión sin fianza para los padres de Asunta, no dejan de aparecer nuevos datos que desconciertan a la opinión pública, que ya no sabe qué creer sobre Charo Porto y Alfonso Basterra. El último de ellos es una supuesta llamada de él a sus antiguos compañeros de oficina apenas unas horas después de que se hubiera encontrado el cadáver de Asunta.

Una llamada para evitar que se publicara el caso

Según relata El Correo de Galicia, Basterra llamó a la redacción el pasado domingo 22 sobre las once de la mañana, apenas unas horas después del macabro hallazgo y de que el propio periódico hubiese dado cuenta de él someramente. Su intención era "que no se publicara nada" de lo ocurrido. Para ello, se puso en contacto con José Antonio Pérez. "Soy Alfonso Basterra. Te llamaba para pedirte un favor", asegura el periodista que le dijo.

Durante la conversación, el profesional le comunicó que ya sabía que el cadáver de Teo era el de su hija y le dio el pésame. Sin embargo, parece ser que su colega, de origen bilbaíno, apenas se inmutó y prosiguió con sus intenciones, que no eran otras que evitar que se publicase lo ocurrido y que se relacionase a su exmujer con ello. El periodista gallego reconoce que no daba crédito al escuchar la frialdad con la que Basterra hablaba desde el otro lado del teléfono. "No podía sospechar ni de él ni de su exmujer, pero no entendía nada", concluye.