"¿La crema solar? Media hora antes y sin racanear"

"Dejar sin loción a un niño es una forma de maltrato equiparable a ofrecerle un cigarrillo. En 20 años, le saldrá un cáncer de piel"

FERMÍN APEZTEGUIA
El dermatólogo José Carlos Moreno en su despacho. / Rafael Carmona/
El dermatólogo José Carlos Moreno en su despacho. / Rafael Carmona

El dermatólogo José Carlos Moreno (Córdoba, 1950) lidera la cruzada contra el melanoma emprendida por la Academia Española de Dermatología y Venereología, que preside. Lo tiene claro. «El sol, como el tabaco, provoca cáncer», advierte sin perder el humor cordobés que le caracteriza.

- ¿Por qué se ponen ustedes tan pesados con lo de la crema?

- Je, je... Pesada se pone la población que no la utiliza. El sol es bueno, básico para el desarrollo de nuestros huesos. No nos oponemos a que se tome, pero sí a que se abuse. Hay suficiente evidencia científica de que la radiación ultravioleta es un riesgo para padecer cáncer cutáneo y envejecer antes de tiempo. En verano, crema solar y por la sombra.

- ¿El resto del año no hay cáncer?

- Depende de cada piel. Yo vivo en Córdoba y soy calvo. Me protejo todo el año porque la radiación a los calvos nos llega directamente.

- ¿Hay que darse loción hasta que uno se quede blanco?

- La cosmética del fotoprotector ha mejorado mucho, ya no te dejan la piel que pareces un payaso. La loción hay que ponérsela en cantidad suficiente, sin racanear, como mínimo media hora antes de salir de casa para que se deposite en la piel y haga su efecto de pantalla. Luego debemos reponerla cada dos o tres horas.

- ¡Pues nos vamos a pasar el verano dándonos cremita!

- Yo me la pongo al salir de casa y me dejo puesta la camiseta. Si me la quito un rato, vuelvo a darme. El problema es que son caras, porque se consideran cosmética. No es momento de reivindicar, pero...

- ¿Pero, qué...?

- ... No sé qué es más caro, si financiar la fotoprotección o pagar la terapia del cáncer de piel. Habría que estudiarlo. Cuando salgamos del bache, espero que algunas profesiones o pacientes de riesgo tengan derecho a fotoprotección.

- ¿Prescindiría de los helados por la crema solar?

- Lo ideal sería quitarlo de otra cosa. En los niños no hay escusa para no darla. Cada vez vemos melanomas en edades más tempranas y eso es porque no se protege a los críos. Pero tampoco podemos dejarles sin helado. ¡Pobrecillos, je, je!

- Dice usted que no protegerles es una forma de maltrato.

- ¡Sin duda! ¿Qué diría usted a un padre que ofrece un cigarrillo a un niño? ¡Maltrato! Pues esto es lo mismo. Está usted promocionando un cáncer de piel; no saldrá en dos años, pero sí en veinte.

- ¿Es para quitarle la custodia?

- Nooo. Para un tirón de orejas.

- ¿Y si mi pareja no quiere darme cremita en la espalda?

- Eso es como para dejarla, ja, ja, ja... Si tuviera usted un grano en la espalda, seguro que se lo querría espachurrar. Ja, ja, ja...

- Si nos bañamos, ¿nos basta con una loción resistente al agua?

- Al salir del agua, nos la tenemos que volver a dar. En los botes pone "Water Resistant", pero siempre se diluye y cuanto más largo sea el baño, más protección se pierde.

- Yo me doy protección 50, la de mis hijos. ¿Cree que me paso?

- Lo que debe tener en cuenta es que por debajo de 30 es peccata minuta. El año pasado lo dijo la FDA (la Agencia de Medicamentos y Alimentos de EE UU), que parece que si lo dicen ellos es importante, pero nosotros venimos diciéndolo toda la vida.

- Lo que pasa es que por encima de 30, ¿uno ya se pone moreno?

- Eso cree mucha gente y es falso. Hay que ponerse por encima de 30 y siempre, no vale ir bajando según va pasando el verano. Eso no significa que no te vayas a broncear, sino que te pondrás moreno más despacio. Si la usas por debajo de 10, mejor ahórrate la crema.

- No hace honor a su apellido...

- No, ja, ja. Lo tendré que cambiar.

- Y si, con todo, me quemo, ¿qué puedo hacer?

- Una quemadura leve, con enrojecimiento y dolor, se alivia con lociones refrescantes. Si es algo más, sobre todo si tiene una ampolla, acuda al médico. ¡Ah! Y la pasta de dientes, sólo para la boca.