'Literacia', la competencia mágica para conseguir empleo

Un amplio estudio de la OCDE que se conocerá en octubre desvelará el déficit de la población española en la capacidad de entender y utilizar la información

JOSÉ LUIS GALENDEBILBAO
La informática y el trabajo de equipo marcan el nivel de 'Literacia'. /Efe/
La informática y el trabajo de equipo marcan el nivel de 'Literacia'. /Efe

El próximo 8 de octubre se conocerán los resultados de una encuesta de la OCDE realizada en 23 países en la que se analiza de manera científica cuál es el nivel de competencia, de aptitud, que tiene la población mayor de 16 años para entender y utilizar la información con el objetivo de obtener resultados y potenciar y desarrollar el conocimiento. Una capacidad que tiene ya nombre propio, literacia, y que puede considerarse como un termómetro de la capacidad que tiene un país para desarrollarse en la sociedad de la información, que está muy relacionada con el nivel de empleo.

Es la primera vez que España participa en un estudio de este tipo y los conocedores de la situación vaticinan ya un soberano varapalo para el orgullo nacional. España se situará, alertan, a la cola de los países analizados, a la luz de los estudios parciales que se han realizado hasta la fecha. Su clasificación puede situarse de esta forma en línea con los resultados sobre lectura de el Informe Pisa (programa internacional para la evaluación de estudiantes), que coloca a España en las últimas posiciones de los países analizados, con la diferencia de que en este caso el público objeto de investigación son los adolescentes de 15 años.

La encuesta de la OCDE sobre las competencias de la población adulta no es un estudio más, sostiene José Antonio Perea, director general de STI (Servicios Empresariales y Tecnologías de la Información), una de las pocas empresas que trabajan en este innovador campo en Euskadi y el resto de España. Y es que el nivel de literacia puede estar relacionado con el nivel de paro, la capacidad de la población de un país de acceder y permanecer en la sociedad del conocimiento en pocas palabras, adaptarse a la modernidad que es la que marca los mayores niveles de bienestar.

Con más de seis millones de parados en el país y una tasa de desempleo que supera ya el 27%, cualquier estudio que sea capaz de explicar las causas por las que el mercado laboral nacional no sigue las pautas europeas no pude echarse en saco roto.

La literacia es la competencia léase aptitud más importante, la básica, de todas aquellas que los expertos manejan y estudian para explicar la capacidad de adaptación a la actividad productiva, que cambia a pasos agigantados y que explican el grado de desarrollo alcanzado por un país. Es un requisito básico para desarrollar todas las demás que permiten obtener resultados en lo económico y lo social.

Muchas 'literacias'

Esas aptitudes son muchas, y así puede hablarse la competencia de espíritu crítico, de trabajo en equipo, etc. De la misma forma, hay muchas literacias, como la numeracia (literacia de los números), la financiera, la de la información, la de las computadoras, etc.

Los trabajos realizados hasta la fecha contemplan seis niveles diferentes de literacia: <1, 1, 2, 3, 4 y 5. Se trata de un indicador «definitivo», señala el experto, de las posibilidades que tiene un país para su desarrollo. Se considera que por debajo del nivel tres, no tiene capacidad de desenvolverse en la sociedad de la información y el conocimiento. Pues bien, los escasos estudios realizados hasta la fecha, señala el responsable de STI, apuntan a que España estará por debajo de esa barrera cuando se conozcan los resultados en octubre.

Perea basa su información en su conocimiento de la situación y los estudios realizados por STI en los últimos años revelan un panorama decepcionante, e incluso alarmante si se quiere poner un poco de dramatismo.

Déficit de competencias

La empresa citada realizó para el antiguo Inem un trabajo en el año 2000 sobre las causas por las que una cuarta parte de los dos millones de parados que había entonces no era capaz de asentarse como población ocupada y retornaba una y otra vez al paro tras las cortas experiencias que les facilitaban los cursos del organismo de empleo.

Resultados en una muestra

Los técnicos de STI descubrieron en Canadá y Estados Unidos el uso de la literacia y las herramientas que habían desarrollado para medir su nivel, así como una metodología para elevarlo.

El resultado de una muestra del colectivo de parados del Inem afectados por el problema mencionado dio un muy bajo nivel de literacia Bilbao fue la ciudad con mejores resultados de las cuatro investigadas, que se logró mejorar de una manera «espectacular» con la realización un curso de 50 horas de los participantes en la encuesta.

Sin embargo, lamenta Perea, el Inem comenzó entonces a transferir competencias a las comunidades autónomas y esta prometedora fórmula de política activa de empleo quedó interrumpida. «Hay intervenciones que no son complejas», apunta el especialista, y que «pueden mejorar la empleabilidad de los parados».

Fotos

Vídeos