La catedral del boxeo revive

Cerca de 1.000 espectadores asistieron a las finales del Campeonato de Euskadi de boxeo olímpico en el Club Deportivo Bilbao

ÍÑIGO MUÑOYERROBILBAO
Un momento del combate entre Fernando Makole, a la izquierda, e Ibon Larrinaga./
Un momento del combate entre Fernando Makole, a la izquierda, e Ibon Larrinaga.

El boxeo retornó al Club Deportivo Bilbao. Y lo hizo con fuerza. Alrededor de mil espectadores se dieron cita en la catedral bilbaína del boxeo para presenciar las finales del Campeonato de Euskadi de boxeo olímpico el viernes por la noche. Once reñidos combates en la centenaria institución bilbaína conformaron el programa de un evento que comenzó con la victoria de Andrés Abrego en la categoría joven welter ligero. Omar Rodríguez se impuso en la categoría joven welter, Violeta González en la categoría femenina (peso ligero) y Gonzalo Vitoria lo hizo sin pelear en el peso medio, ya que su rival sobrepasó el peso estipulado en la balanza. Después, Miguel Guerra ganó en los superpesados, Leandro Berraute en el peso gallo, Peio Etxebarria en el ligero, Ibon Larrinaga en welter ligero, Reini Arregui en los welter, Gazim Jalidov en el semi-pesado y David Larrinaga en el peso pesado.

El Club Deportivo Bilbao, históricamente, es considerado por los entendidos como una de las catedrales del deporte de las dieciséis cuerdas en Euskadi. Así se comprobó en esta jornada. Consciente de este legado, la comisión de boxeo del Club, presidida por Vicente Gómez, relanza este noble deporte en nuestro entorno con la organización de eventos boxísticos sin ánimo de lucro. El Club de la Alameda Rekalde promociona el deporte en general y el boxeo en particular, rescatando el protagonismo que siempre ha tenido este Club.