El socialista Chaves abronca a sus diputados por aplaudir a víctimas de las preferentes

El expresidente de Andalucía mandó callar a sus compañeros de partido, entre ellos Odón Elorza, que protestaban por el desalojo de los afectados tras insultar a políticos populares

EFEMADRID
Chaves abronca a Consuelo Rumí. / Atlas/
Chaves abronca a Consuelo Rumí. / Atlas

Manuel Chaves sacó genio y mandó callar a varios diputados socialistas, entre ellos a Odón Elorza, por aplaudir a un grupo de afectados por las preferentes mientras eras desalojados de la tribuna de invitados del Congreso por increparan e incultar a los diputados del PP.

Mientras se debatía en el pleno el real decreto-ley de protección a los titulares minoristas de preferentes, varios de los afectados que asistían al debate corearon consignas como 'Queremos ya nuestro dinero justo antes de que interviniera el diputado del PP Vicente Martínez Pujalte. El presidente del Congreso, Jesús Posada, ordenó que fueran desalojados de la tribuna tras escucharse algunos insultos graves y pidió a los servicios de seguridad que "tomaran nota" de los autores. La Policía identificó a todos los manifestantes y denunció a dos de ellos por insultos y alteración grave del orden.

En el momento del desalojo, varios diputados de IU y del PSOE, dos de los grupos que habían invitado a los afectados por las preferentes de Bankia y Novacaixagalicia, entre ellos los socialistas Consuelo Rumí y Odón Elorza, protestaron y aplaudieron a los desalojados. Una actitud que les recriminó desde su escaño el histórico dirigente socialista y expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves.

En este punto, Posada pidió silencio y avisó de que no permitiría actuaciones por parte de los diputados que llevaran al enfrentamiento con otros grupos, tras lo cual el pleno ha continuado con normalidad.

Los afectados por las preferentes fueron acompañados a la salida del Congreso por agentes de la Policía y siquieron, ya fuera de la Cámara Baja, coreando consignas como 'Bankia robando y el Gobierno ayudando' o 'El arbitraje es un maquillaje'. En la calle y custodiados por la Policía, los manifestantes continaron reclamando que se les devuelva el dinero que invirtieron y señalaron a la prensa que en el Congreso se está "legalizando un robo".