Una boda acaba en trifulca por diferencias políticas entre los invitados en San Sebastián

Familiares y amigos de la pareja, procedentes de Valladolid y de Gipuzkoa, se enzarzaron en una pelea al ser 'pinchada' una canción en euskera de Benito Lertxundi

A. ALONSO SAN SEBASTIÁN

La boda empezó con sonrisas, con gritos efusivos de ¡vivan los novios! y con brindis por la felicidad de la pareja. Pero el final fue abrupto. Terminó como el rosario de la aurora, en algo más parecido a una batalla campal. Las afinidades políticas de algunos de los participantes parecen estar en el origen de la trifulca que se saldó con cinco personas heridas, entre ellas dos agentes de la Ertzaintza que habían tratado de poner calma entre los contendientes, dos de los cuales terminaron detenidos y dos más imputados.

Sucedió la noche del sábado al domingo en el salón Britania del Hotel Londres de Inglaterra, en San Sebastián. Fue el escenario elegido por una joven pareja de recién casados para celebrar el banquete-cena por los esponsales. El número de invitados se aproximaba al centenar. Familiares y amigos de ambos se dieron cita en torno a las mesas que dispuso el servicio del hotel. Pero la amistad y los lazos familiares que les unían a los contrayentes no bastó que para la fiesta terminara en paz.

La cena se desarrolló con normalidad. Fueron las diferencias ideológicas de unos y otros las que, según fuentes consultadas, les llevaron a protagonizar el enfrentamiento. «Para que me entiendas: había unos invitados que eran de Valladolid y otros no sé si eran de Hernani o de Donostia. Unos eran de los de "viva España" y los otros de "gora ETA"», explicaron fuentes cercanas a los hechos. Las primeras situaciones de tensión se vivieron con anterioridad al baile. Hubo dos conatos en momentos diferentes, si bien no fueron a más y se solventaron con algunas descalificaciones verbales.

Las fuentes citadas indicaron que el altercado serio empezó en el transcurso del baile. Al parecer, uno de los presentes, allegado a la familia de la novia, pidió al encargado de la música que "pinchara" una melodía del cantautor oriotarra Benito Lertxundi. «Cuando la canción empezó a sonar, se presentó el novio y dijo que la quitara. Así se hizo, por que allí quien mandaba era el novio. Sin embargo, luego se acercó un invitado de la otra parte y dijo que la volviera a poner, que la canción de Benito se iba a escuchar en su totalidad».

Y ahí comenzó todo. En torno a la mesa de la música empezaron a concentrarse invitados de una y otra parte. Tras algunas descalificaciones, no tardaron en llegar a las manos. Una de las primeras personas en recibir un golpe fue un familiar del novio, al que propinaron un puñetazo en la nariz. A partir de ese instante, la situación se descontroló. Empujones, agarrones, más golpes... fue un auténtico caos, un desastre. De nada sirvieron las demandas de la novia que, micrófono en mano, imploraba a los presentes casi entre lágrimas que cejaran en la pelea y se tranquilizaran.

El personal de seguridad del hotel trató asimismo de pacificar la situación. No obstante, ante las dimensiones que para entonces había adquirido la riña no les quedó otro remedio que solicitar la presencia de la Ertzaintza. Varias dotaciones de este cuerpo se personaron poco después en el lugar. Los agentes no lo tuvieron nada fácil para calmar los ánimos.

Abandono del hotel

Mientras unos continuaban enzarzados en la disputa, parte de los invitados decidieron abandonar el salón en el que se encontraban. Los primeros que lo hicieron fueron los familiares de la novia. Cuando apenas habían alcanzado la calle vieron llegar a familiares del novio que les dirigieron insultos y amenazas. En el exterior del hotel se vivieron también momentos gran tensión entre las familias.

La actuación de la Ertzaintza puso término a aquel disparate. Eran ya las tres de la madrugada. Fuentes del Departamento vasco de Interior confirmaron ayer que cinco personas fueron evacuadas para ser atendidas de las lesiones que presentaban. Entre los heridos se encontraban dos de los agentes de la Policía autónoma que trataron sosegar los ánimos. Además, fueron numerosos los invitados a la boda que presentaban algún tipo de contusión.

La Ertzaintza detuvo a dos personas, a las que imputó sendos delitos de atentado contra agentes de la autoridad. Otros dos invitados fueron acusados por falta de respeto a los policías que intervinieron y uno más fue identificado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos