El fundador de HB que se atrevió a ser crítico con ETA

La dirección de la plataforma HASI, de la que Txomin Ziluaga fue secretario general, solicitó que la banda terrorista cesara en su actividad armada tras el atentado de Hipercor

Txomin Ziluaga estudió Ciencias Económicas en Bilbao y Barcelona y Ciencias Políticas en Madrid. Fue miembro de ETA en los años sesenta, en los que fue detenido y encarcelado. En 1963 fue arrestado por primera vez en el transcurso de una manifestación en Barcelona. Cinco años después volvió a ser detenido en Madrid y en San Sebastián.

En marzo de 1969 fue arrestado en Bilbao acusado de formar parte de la oficina política de ETA. A raíz de esta detención fue encarcelado y condenado a quince años de prisión en un consejo de guerra celebrado en Burgos por un delito de rebelión militar y desacato a la autoridad. En 1970, cuando estaba encarcelado en la prisión de Segovia, se casó con Izaskun Larreategi, que también sería durante unos años miembro de la dirección de HB y representante de este partido en la Nicaragua sandinista.

Tras su salida de la cárcel empezó a militar en un organismo denominado Comités Abertzales Socialistas (ASK) y fue uno de los fundadores, en julio de 1977, del partido HASI, resultado de la unión de dos grupos preexistentes, EHAS y Eusko Sozialistak. Ziluaga fue elegido responsable de relaciones internacionales, puesto desde el que asentó las relaciones de la izquierda abertzale con los sandinistas de Nicaragua. Un año después, HASI celebró un nuevo congreso en Urberuaga que dio lugar a una crisis interna. El sector ganador de esa crisis estuvo encabezado por Santiago Brouard y Txomin Ziluaga y éste fue elegido nuevo secretario general.

Ziluaga fue también uno de los fundadores de Herri Batasunaal participar en el acto de constitución formal de este grupo realizado el 19 de octubre de 1978 en la UNED de Bergara. En esta coalición fue uno de sus máximos dirigentes durante una década.

"ETA debería tomarse unas vacaciones"

El poder de Ziluaga en la izquierda abertzale llegó a su fin en 1988, como consecuencia de una crisis interna del partido HASIocurrida a raíz del atentado de ETA en Hipercor que costó la vida a 21 personas.

El conflicto interno se desarrolló desde mediados de 1987 hasta finales de 1988 y se caracterizó por un enfrentamiento con ETA protagonizado por el grupo dirigente del partido, liderado entonces por Txomin Ziluaga. La fase aguda de la crisis se inició en el verano de 1987, cuando la dirección de HASI criticó a ETA por el atentado de Hipercor y solicitó un cese en el uso de las armas. El propio Ziluaga manifestó en el ámbito interno su discrepancia con el atentado y, en el transcurso de una asamblea del partido, reclamó que ETA "debería tomarse unas vacaciones" y realizar un "repliegue táctico". Además, propugnaba un nuevo modelo en el que aparecía "HASI como brazo y Dirección Política" y "la Vanguardia (es decir, ETA) como brazo armado". Aunque el detonante de la crisis fue el atentado de Hipercor, los conflictos, se arrastraban desde unos años antes en el seno de KAS, grupo en el que estaban representados tanto ETA como HASI.

Vetados por la banda terrorista

La dureza de la crisis del verano de 1987 condujo a la celebración de un congreso en diciembre de ese año, que representó la primera maniobra para la depuración de los sectores críticos con ETA. Se suprimió la figura del secretario general, que había sido ocupada por Txomin Ziluaga desde 1978, dejando a éste como un dirigente más, y se separó del órgano de dirección de HASI a algunos de los afines a Ziluaga que fueron vetados directamente por ETA. Josu Ternera, máximo responsable entonces de la banda terrorista, fue quien dirigió desde la sombra todas las maniobras encaminadas a expulsar a Ziluaga y sus seguidores.

La segunda fase de la reconducción de HASI se produjo a mitad del año siguiente, con la expulsión de Txomin Ziluaga y varios de sus seguidores, mientras otra parte importante de la militancia se marchaba voluntariamente en desacuerdo con la depuración. En diciembre de 1988 culminó todo este proceso con la celebración de un nuevo congreso con participación exclusiva de quienes se identificaban con las pautas políticas que el dirigente etarra Josu Ternera había establecido para solventar la crisis de modo expeditivo.

La expulsión fue acompañada de la prohibición de actuar en política, prohibición que se mantuvo durante una década. A raíz de la tregua de ETA de 1998, Ziluaga reapareció de nuevo al frente del denominado 'colectivo Santi Brouard', que mostró su apoyo a las candidaturas de la izquierda abertzale. En ese colectivo se agrupaban un centenar de antiguos miembros de HASI que al igual que Ziluaga habían sido depurados en 1988. Ziluaga, que en los últimos años trabajó como profesor universitario, fue condenado en 1992 a dos meses de arresto y una multa por haber afirmado en una rueda de prensa, en referencia a los jueces, que "a todo cerdo le llega su sanmartín".

Fotos

Vídeos