Armstrong perderá sus siete victorias en el Tour

La Agencia estadounidense antidopaje tiene vía libre para sancionarle por hacer trampa desde 1999 hasta 2005

J. GÓMEZ PEÑAHUESCA

La era de Lance Armstrong como dueño total del ciclismo queda borrada. Será para siempre un agujero negro en la historia de este deporte. Armstrong se ha rendido. No se defenderá más. Un tribunal de Austin ha rechazado el recurso presentado por Arsmtrong contra el proceso por dopaje en el que está implicado, por lo que la Agencia estadounidense antidopaje (USADA) tiene ya vía libre para proponer una sanción de por vida al deportista, de 40 años. El organismo considera probado que recurrió al dopaje durante casi toda su carrera deportiva, desde 1999 hasta 2005, el periodo en que ganó sus siete ediciones del Tour. La Agencia le quitará esos títulos y le impide volver a competir (Armstrong se dedicaba ahora al triatlón). Bastante, ya es bastante, ha escrito el afectado en su página web. Renuncia a seguir defendiéndose de las acusaciones de dopaje. La destrucción de su mito, basado además en su lucha contra el cáncer, ha sacudido los cimientos del deporte.

Es un día triste para todos los que amamos el deporte y también para los deportistas, ha dicho el director general de la USADA, Travis Tygart. Así es. Durante los siete años que Armstrong reinó en el Tour hizo trampa. Eso ha probado la Agencia, basada en los testimonios de sus excompañeros: Hamilton, Landis, Hincapié, Leipheimer... Hamilton y Landis declararon en su día que era Armstrong el eje de la trama dopante, que era él quien enseñaba y dirigía las prácticas ilícitas. Su casa de Girona se convirtió en un centro médico, con sangre en la nevera y hormonas en los armarios. Eso confesó Landis. Hamilton dijo que le había visto inyectarse EPO y otras sustancias.

La Fiscalía antidopaje inició una investigación que quedó luego archivada. Pero la USADA la reabrió. Armstrong recurrió a un tribunal de Austin (Texas) para paralizar el proceso. Su recurso ha sido ahora rechazado. Es su final. La USADA se lo quitará todo. Según la Agencia, Armstrong, el campeón que sigue jurando ser inocente, era mentira. Sus siete Tours quedan manchados sin remedio. Durante hoy o los próximos días se espera una declaración de los responsables de la carrera gala. No es fácil reconstruir el pasado. En su primer Tour victorioso, Armstrong batió a Zulle y Escartín. Zulle, que ya estuvo implicado en el caso Festina, podría ser el vencedor si al final se redistribuyen las plazas de los podios.

Más difícil resulta reescribir las edidiones siguientes. En 2000 y 2001, el segundo fue Ullrich y el tercero, Beloki. Ullrich se retiró tras la Operación Puerto y fue sancionado. Beloki, cuyo nombre también apareció en la lista del médico Eufemiano Fuentes, no volvió a competir después de la Operación Puerto, pero nunca fue suspendido. En el Tour de 2002, Beloki acabó segundo, por delante de Rumsas, otro ciclista condenado por dopaje. En 2003, Ullrich repitió segundo puesto, con Vinokourov en tercera posición. El kazajo fue años después expulsado del Tour por una transfusión sanguínea. En 2004, tras Armstrong quedó Kloden, un ciclista que se ha librado siempre de sanciones pese a su paso por varios equipos desmantelados por distintos escándalos (T Mobile, Astana). Basso, condenado por la Operación puerto, fue tercero ese año. Y Basso acabó segundo en 2005, por delante de Mancebo, otro afectado por la Operación Puerto (a Ullricha ya le habían quitado la tercera plaza en esa edición).

Si se tira hacia atrás, nadie sabe quién venció en realidad los Tours de la era Armstrong, años de EPO, transfusiones y hormonas. En 2005, el diario LEquipe publicó un informe con datos del Tour de 1999 en los que se demostraba la presencia de EPO en varios controles antidopaje a los que se sometió Armstrong. El estadounidense atacó al diario francés. Ahora, la USADA, una entidad oficial de su país, le ha llamado tramposo y mentiroso. No es fácil vivir con esas dos etiquetas en Estados Unidos. Y menos si durante una década has dicho que eres un ejemplo a seguir y te has convertido en el abanderado de la lucha contra el cáncer.

La caída de Armstrong arrastrará toda una forma de hacer ciclismo. Con él, también suspendidos de por vida, están los médicos Michele Ferrari, Gómez del Moral, y el preparador José Martín (según el Código antidopaje mundial, la suspensión en Estados Unidos puede ampliarse al resto del mundo). La USADA tiene cercados además a Johan Bruyneel, mánager de Armstrong y ahora del equipo RadioShack, y al médico Kepa Zelaia. Todos ellos edificaron un ciclismo que ahora la USADA está a punto de enterrar.