El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 5 / 24 || Mañana 6 / 22 |
más información sobre el tiempo

Más deporte

Estás en: > > >
Gabrielle Andersen: un modelo de superación

en las olimpiadas de 1984

Gabrielle Andersen: un modelo de superación

La atleta suiza, que participaba en el primer maratón femenino de los Juegos en Los Ángeles, llegó a la meta con la mitad del cuerpo paralizado y marcó la historia de esta prueba para siempre

07.08.12 - 22:56 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La atleta suiza Gabrielle Andersen arrastra su cuerpo lesionado a la meta./ Agencias
El primer maratón femenino oficial hizo historia en 1984, sin embargo, su protagonista no fue la vencedora, la estadounidense Joan Benoit con un tiempo de 02:24:52. Hubo otra atleta que se llevó la gloria con un sobresaliente en esfuerzo pese a no haberse llevado el oro. Se trata de la suiza Gabrielle Andersen, que obtuvo la ovación más grande de la historia en ausencia de medallas.
Poco después de que Benoit celebrara su victoria, el estadio enmudeció al ver entrar a Andersen. Cansada y con múltiples calambres, apenas podía mantenerse en pie. Tenía la mitad del cuerpo paralizado, pero no permitía que la asistencia tratara de ayudarla y retirarla de la pista. El público, que se había percatado de la hazaña, se puso de pie para ovacionar a la suiza, que estaba al borde de las lágrimas y del colapso.
Fueron los minutos más conmovedores de la prueba. Los sanitarios la seguían por la orilla de la pista para recogerla en el momento en que cayera al suelo, pero la atleta tenía clara su objetivo: cruzar la meta. Ni los dolores, ni el cansancio la hicieron desistir y su sueño se hizo realidad. Completó el maratón que había empezado con 49 compañeras más. Una vez pasada la línea de meta, Andersen cayó al suelo y fue recogida por los jueces y atendida por los servicios médicos. Todavía hoy estremece ver las imágenes de hace casi tres décadas. Parecía que todo el estadio la gritara: "¡Ánimo, tu puedes!".
Tras su recuperación Andersen admitió que ya no estaba en la mejor edad para competir en otras olimpiadas y que aquella había sido su última oportunidad. Por eso, tal vez, la aprovechó al máximo. Su emocionante actuación también sirvió para modificar el reglamento general de maratón, en donde un atleta hoy sí puede recibir asistencia médica sin ser descalificado. Así es como el nombre Gabrielle Andersen se ha convertido en sinónimo de determinación y perseverancia.
En Tuenti

buscador

Buscador de deportes
buscar
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.