La coalición de Gobierno de Navarra se rompe sin cumplir un año

Barcina ha destituido "por deslealtad" esta madrugada al vicepresidente del Ejecutivo, el socialista Roberto Jiménez, quien cuestionó sus cuentas

EUROPA PRESS
Yolanda Barcina y el que hasta ahora era su vicepresidente, en el día de la Policía foral. / Efe/
Yolanda Barcina y el que hasta ahora era su vicepresidente, en el día de la Policía foral. / Efe

La coalición del Gobierno de Navarra formada por UPN y PSN se ha roto sin llegar a cumplir un año como consecuencia de las tensiones derivadas del nuevo ajuste presupuestario de 132 millones que debía afrontar el Ejecutivo.

La presidenta Yolanda Barcina comunicó anoche al vicepresidente primero, el socialista Roberto Jiménez, que le cesaba por "deslealtad". Ayer mismo, Jiménez había asegurado que el "agujero" en los Presupuestos era "bastante superior" a los 132 millones y el PSN envió un comunicado a los medios responsabilizando a Barcina de la situación.

Tras comunicarle el cese a Jiménez, la presidenta ofreció al PSN su continuidad en el Gobierno, pero los dos consejeros socialistas que quedaban en el Ejecutivo ya han dimitido. Así queda rota la coalición que suscribieron el pasado 21 de junio y que llevó a Barcina a tomar posesión como presidenta del Gobierno el 1 de julio.

El primer año de Gobierno ha vivido múltiples desavenencias entre los socios de Gobierno, como la que ya ocurrió en septiembre de 2011, cuando UPN y PP alcanzaron un acuerdo para concurrir en coalición a las elecciones generales, o como las tensiones que se vivieron en mayo para acordar un nuevo ajuste de 54 millones en las cuentas.

Ahora mismo, la presidenta de UPN lidera un Gobierno en solitario y con el apoyo de la primera fuerza del Parlamento, pero sin mayoría. La formación regionalista tiene 19 escaños en el Legislativo y son necesarios 26 para la mayoría absoluta. Además, el PSN tendrá que decidir ahora cuál es su posición en la Cámara.

La aritmética parlamentaria permitiría una moción contra Yolanda Barcina con la suma de los votos del PSN, Nafarroa Bai, Bildu e Izquierda-Ezkerra, una suma que los socialistas habían descartado al inicio de la legislatura.

También existe la posibilidad de que el PSN se limite a quedarse en la oposición en el Parlamento y pueda facilitar la aprobación de leyes importantes para el Gobierno, algo que algunas fuentes políticas descartan, puesto que es algo que ya hicieron los socialistas la pasada legislatura y obtuvieron un mal resultado electoral. Además, también descartan las mismas fuentes esta posibilidad después de que Barcina haya tomado la determinación de cesar a Jiménez.

sBarcina ha justificado el cese del socialista Roberto Jiménez como vicepresidente y consejero de su gobierno por su "deslealtad" con el Ejecutivo y por "poner en jaque la credibilidad de Navarra", si bien no ha cuestionado que el pacto UPN-PSN siga siendo válido. Barcina ha dicho que el detonante de su decisión fue una nota de prensa emitida a ultimas horas de la tarde ayer por el PSN, que ha atribuido a Jiménez, por lo que la ruptura es con él y no con el PSN. "Creo en esta formula de gobierno con lealtad", ha sentenciado la presidenta, quien ha respaldado la gestión de los otros consejeros socialistas de su gabinete, Anai Astiz, responsable del departamento de Fomento, y Elena Torres, de política social. La presidenta ha confirmado que a las 13:00 horas está previsto que se reúna la comisión de seguimiento del pacto de Gobierno que suscribieron hace un año ambos partidos.