El PNV y la izquierda abertzale podrían empatar a escaños en las autonómicas

El PSE caería a la 3ª posición y el PP, aunque mejoraría los resultados de 2009, seguiría siendo la 4ª fuerza en un Parlamento sin partidos minoritarios y con clara mayoría nacionalista

DAVID GUADILLABILBAO

Las próximas elecciones autonómicas, previstas para dentro de un año, podrían reflejar un virtual empate a escaños entre el PNV y la izquierda abertzale, con un PSE cayendo a la tercera posición y un PP que, aun mejorando algo sus resultados de 2009, seguiría siendo la cuarta fuerza en un Parlamento sin partidos minoritarios y con una clara mayoría nacionalista. Según los datos del último Euskobarómetro, lo «más probable» es «la vuelta al poder» del PNV, aunque tendría que lograr el respaldo de alguno de los otros grupos.

Los jeltzales se moverían en una horquilla entre los 22 y 23 escaños frente a los 30 actuales. También descendería algo el número de votos que recibiría la formación liderada por Iñigo Urkullu, pero, aun así, tiene muchas opciones de volver a ser la fuerza más votada en unas autonómicas con algo menos de 350.000 votos, manteniendo una clara hegemonía en Bizkaia.

Eso sí, seguida de cerca por la izquierda abertzale. Aunque está por decidir la marca con la que se presentará a los comicios, esta sensibilidad podría estar entre los 19 y los 22 asientos en el Parlamento gracias a sus probables 280.000 votos y su domininio en Gipuzkoa.

La tercera posición sería para el PSE. Su gestión en el Gobierno vasco le pasaría factura. El partido de Patxi López se quedaría con 16 escaños nueve menos que ahora y perdería cerca de 100.000 votos, según los cálculos del Euskobarómetro. Se da la circunstancia de que el PNV podría necesitar a los socialistas para gobernar. En el mejor de los casos, jeltzales y PSE sumarían 38 parlamentarios, justo la cifra requerida para llegar a la mayoría absoluta.

El sondeo demuestra que acuerdo entre el PSE y el PP no serviría para que López volviese a estar en Ajuria Enea. Y eso a pesar de que los de Antonio Basagoiti mejorarían su posición respecto a 2009, aumentando un escaño hasta los 14, sumando más votos que hace tres años y ganando en Álava.

El resto de formaciones tendría muy difícil su entrada en el Parlamento. UPyD, según este estudio, se quedaría fuera. IU-Ezker Anitza se mueve entre el éxito y el fracaso, ya que podría sacar un representante por territorio o quedarse sin ninguno.

La encuesta fue realizada entre el 25 de noviembre y el 19 de diciembre, es decir, entre las elecciones generales que llevaron a Mariano Rajoy a La Moncloa y la constitución del nuevo Gobierno central, a través de 1.200 entrevistas.