La izquierda abertzale irrumpe con fuerza y amenaza el liderazgo del PNV

Los jeltzales aguantan el tipo, el PSE se desinfla y el PP no se beneficia del 'efecto Rajoy'

OCTAVIO IGEABILBAO
Urkullu saluda a sus compañeros./ Telepress. /Vídeo: elcorreo.tv/
Urkullu saluda a sus compañeros./ Telepress. /Vídeo: elcorreo.tv

La izquierda abertzale ha mostrado músculo en las primeras elecciones celebradas sin la amenaza del terrorismo. Amaiur irrumpe con fuerza en el panorama nacional y ha logrado poner en entredicho la hegemonía del PNV en Euskadi al rozar el 24% de los votos (284.528 apoyos en la comunidad autónoma) y obtener 6 escaños. Sumando el diputado logrado en Navarra (49.000 sufragios más) la coalición se presentará en Madrid con el aval de haberse convertido en la primera fuerza política vasca, la quinta con más peso a nivel nacional. Estos resultados anticipan el ansiado 'sorpasso' del bloque abertzale sobre el partido de Urkullu, que se verá obligado a poner toda al carne en el asador de cara a las autonómicas de 2013.

La izquierda abertzale vuelve a la Cámara Baja tras 11 años de ausencia. Por primera vez va a haber una representación única y conjunta de los cuatro territorios históricos en Madrid, se ha felicitado Sabino Cuadra, cabeza de lista de la formación por Navarra. Más allá de lo que pase a nivel nacional, el resultado del 20-N abre un nuevo tiempo y aprieta la pugna nacionalista de cara a las elecciones autonómicas que se celebrarán en el País Vasco en 2013. Todo, pese a que el PNV ha aguantado el tipo logrando 5 diputados y, nuevamente, grupo propio en el Congreso. A la sombra de estos resultados, el PSE pincha al perder 5 de los 9 escaños que obtuvo en 2008 y el PP, pese al tirón de Mariano Rajoy, calca sus anteriores resultados y alcanza los 3 diputados.

El 'efecto Amaiur' ha hecho que Euskadi haya sido la única comunidad autónoma en la que la participación ha aumentado respecto a las últimas elecciones generales. La izquierda abertzale pidió a sus votantes que se abstuvieran en 2008 pero, rentabilizando el cese de la violencia de ETA, han disparado sus resultados el 20-N, justo un mes después de que la banda terrorista anunciara que dejaba la armas. Pese al 'subidón', el PNV se mantiene como fuerza más votada del País Vasco al sumar 320.018 votos, el 27,4% del total. Queríamos seguir siendo la fuerza más votada en Euskadi y lo hemos conseguido, ha detallado el líder de la formación jeltzale, Iñigo Urkullu. Pese a perder un escaño, por el que ha estado pugnando hasta el último minuto con Amaiur en Gipuzkoa, los jeltzales han ganado casi 14.000 votos respecto a las últimas 'generales' y ratifican su peso, y el del nacionalismo vasco, en Madrid: coparán el 3% de los asientos.

Siguiendo la estela de la debacle que el PSOE ha tenido en el resto del país, los socialistas vascos también han perdido una gran parte de los apoyos logrados hace tres años. Pierden 179.858 sufragios, pasan de primera a tercera fuerza en Euskadi, y sus resultados debilitan al Gobierno vasco de Patxi López ante el nuevo escenario político que se abre en Euskadi. Por su parte, en el seno del PP, sus líderes han expresado su satisfacción por los resultados electorales, aunque los populares vascos no han contagiado a su electorado del anunciado éxito a nivel nacional que todas las encuestas otorgaban a Rajoy y su equipo. Respecto a 2008, el PP de Euskadi gana apenas 800 votos y mantiene su estatus. Pese a no lograr representación en el País Vasco también son destacables los resultados de Ezker Batua, que sigue perdiendo apoyos (7.000) tras sus rifirafes internos. En el otro extremo, UPyD suma 21.000 votos duplicando los apoyos logrados en 2008.

Provincias

Por provincias, el PNV mantiene su electorado fiel en Bizkaia, donde conserva sus tres escaños con el 32% de los votos. El PSE baja de cuatro a dos representantes y Amaiur se cuela como tercera fuerza con otros tantos representantes. El PP mantiene su escaño. Tal y como pasara en las pasadas elecciones municipales, la izquierda abertzale conquista Gipuzkoa logrando el 34,8% de los votos y tres de los seis escaños. Amaiur también aparece por primera vez en el mapa político de Álava, donde el PP recupera la hegemonía en número de votos. Un triunfo que 'sólo' sirve a los populares para lograr un escaño, los mismo que también han logrado PSE y PNV.