Bilbao luce desde hoy dos esculturas de Antonio López

Colocadas en la Gran Vía y el vestíbulo del Museo de Bellas Artes, las obras son la antesala de una futura exposición del pintor

VASCO PRESSBILBAO
Una señora disfruta de la obra expuesta en plena Gran Vía Bilbaína. /Luis Ángel Gómez/
Una señora disfruta de la obra expuesta en plena Gran Vía Bilbaína. /Luis Ángel Gómez

Hoy se ha instalado en la Gran Vía bilbaína la escultura del pintor manchego Antonio López 'Carmen Despierta', una obra en bronce de grandes dimensiones, y la obra 'Carmen Dormida' en el vestíbulo del Museo de Bellas Artes de Bilbao como adelanto a la exposición del autor que albergará dicha pinacoteca a partir del próximo 10 de octubre.

La obra se ha ubicado en el exterior de la sede central de la BBK en Bilbao (en el cruce de Gran Vía con la calle Diputación) y representa a un bebé, concretamente a su nieta Carmen con seis meses de edad. Esta pieza, de unos dos metros y medio de largo y cerca de mil kilos de peso, se completa con otra titulada 'Carmen dormida', de parecidas características, que también ha llegado a Bilbao como adelanto de la exposición y que se ha colocado en el vestíbulo de entrada del propio Museo Bellas Artes.

La escultura ubicada hoy en la Gran Vía bilbaína es una réplica, aunque en un tamaño algo menor, de una obra de Antonio López que puede verse en el vestíbulo de llegadas de la Estación de Atocha, en Madrid. En palabras del propio artista, las dos cabezas que han llegado a la capital vizcaína representan el paso del tiempo: "... del mismo tamaño, de la misma niña, y de la misma edad, me sugerían el paso del tiempo, el día y la noche".

Cerca de 130 obras compondrán la exposición del gran pintor que se inaugurará en el Museo de Bellas Artes de Bilbao el próximo 10 de octubre. La muestra, comisariada por el historiador Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen y por María López, hija del pintor, reúne pinturas, dibujos y esculturas que hacen balance de más 50 años de carrera artística. Así, se incluyen retratos familiares, dibujos de estudio, esculturas y las célebres vistas panorámicas de Madrid.

El número de obras expuestas en Madrid y Bilbao es prácticamente el mismo, aunque, principalmente por razones de conservación que desaconsejan un periodo largo de exposición, alrededor de una decena de obras no ha podido viajar a las dos sedes. En esos casos, las piezas han sido sustituidas por otras de igual significación.

El director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Javier Viar, ha explicado que la iniciativa de traer con antelación las dos piezas escultóricas y situar una de ellas en plena Gran Vía es "un gesto de abrirnos a la ciudad" y adelantar la inauguración de la muestra en la pinacoteca bilbaína que, a su juicio, va a tener "un enorme tirón".