Estrangula a su mujer y muestra el cadáver a través de la webcam

El arrestado enseñó el cuerpo a sus familiares de Rumanía a través de la webcam

EFEMADRID
La madre de la víctima no se explica lo sucedido./ EFE/
La madre de la víctima no se explica lo sucedido./ EFE

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 21 años que ha matado a su mujer, de 19 y embarazada de cinco meses, cuyo cadáver mostró a su padre en Rumanía a través de una webcam, ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

El suceso y la detención tuvieron lugar ayer en la calle Granados número 31 de Torrejón de Ardoz, según la Policía Nacional, que ha subrayado que el arresto ha sido facilitado por la colaboración de la Policía rumana.

De acuerdo con las primeras informaciones, el agresor, D. M., ciudadano rumano de 21 años, estranguló a su mujer, V. M., también rumana y de 19 años, movido aparentemente por un arrebato pasional, según ha informado en rueda de prensa Emilio Alcázar, jefe de la Brigada de Policía Judicial en Madrid.

La mujer quería romper la relación

Aparentemente, la víctima comunicó al agresor su intención de romper la relación y le dijo que el hijo que esperaba no era suyo. Tras estrangularla, el hombre se comunicó con su padre en Rumanía por Internet, y a través de una webcam le mostró el cuerpo de su compañera. Además, aseguró a su progenitor que en cuanto llegara a casa su cuñada -hermana de la víctima-, de 13 años, también la mataría.

Fue el padre quien, tras hablar con él por Internet, alertó de los hechos a la Policía Rumana, la que, a su vez, informó a la Policía Nacional española, que a las 15:00 horas de ayer tuvo conocimiento del suceso.

Tres cuartos de hora después, a las 15:45 horas, agentes de la Policía Nacional se personaron en el domicilio del agresor y la víctima y, tras varias llamadas, el propio joven les abrió la puerta de la casa, donde hallaron el cuerpo de la mujer sobre la cama y donde encontraron también a la hermana de la víctima, de 13 años, que acababa de regresar al domicilio. Al parecer, al llegar a la casa la chica preguntó por la víctima, y el joven le dijo que estaba durmiendo.

"Eran muy normales y educados"

Ni el joven ni su pareja tenían antecedentes policiales y tampoco existe constancia de que tuvieran relación con mafias o grupos delictivos, lo que lleva a pensar que se trata de un crimen pasional, según ha adelantado la Policía. Tampoco hay datos de denuncias por violencia de género ni existía ninguna orden de alejamiento.

El presunto homicida de momento no ha prestado declaración y, por su parte, la hermana de la víctima se ha ido a vivir con la madre de ambas, que también reside en España y que ha asegurado hoy que los jóvenes tenían discusiones "como todas las parejas".

La madre de la mujer asesinada ha dicho no saber si la pareja tenía problemas, ya que no quería meterse en medio de la relación, que perduró, según ha calculado, unos cinco años. Asimismo, ha explicado que su hija no le contaba los problemas que tenían, y ha opinado que éstos debían de ser como los de cualquier otra pareja joven.

Según su relato, el presunto homicida había encontrado empleo en los últimos días -aunque no parecía estar muy contento-, y ha dicho no comprender por qué se encontraba en el domicilio por la mañana en vez de en su puesto de trabajo. Un vecino del edificio también ha declarado que los dos jóvenes se mostraron siempre como personas "muy normales" y "muy educadas", y que el presunto agresor no parecía una persona violenta.

El presunto homicida de momento no ha prestado declaración y, por su parte, la hermana de la víctima se ha ido a vivir con la madre de ambas, que también reside en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos