Buscan a un hombre que abusó de una parapléjica ingresada en Cruces

Un visitante se coló en la habitación de la víctima, inmovilizada en una cama de la primera planta del hospital, y la sometióa tocamientos

AINHOA DE LAS HERASBILBAO

La Ertzaintza investiga los abusos sexuales cometidos el pasado fin de semana por un desconocido sobre una mujer parapléjica que se encontraba ingresada en el hospital de Cruces, ubicado en la localidad vizcaína de Barakaldo. Los hechos se registraron el pasado sábado, 26 de marzo, por la mañana. Según la denuncia de la víctima y el testimonio de algunos testigos, un individuo se trataría al parecer de un visitante, no de un empleado del centro sanitario se coló en la habitación de la mujer a primera hora de mañana, según indicaron fuentes cercanas a la investigación.

La paciente, con la mitad inferior del cuerpo paralizada, estaba internada en la primera planta del centro, donde se ubica la Unidad de Lesiones Medulares, que trata, entre otras, a víctimas de accidentes de tráfico. Al parecer, los médicos estaban curando a la mujer las úlceras que este tipo de pacientes sufren al estar obligados a permanecer inmovilizados en una misma posición.

El intruso se introdujo en la habitación, donde la mujer se encontraba sola, y la sometió a tocamientos de índole sexual por el cuerpo, señalan las mismas fuentes. Además, también se masturbó delante de ella. Al sentirse atacada, la mujer gritó pidiendo auxilio y puso en fuga al agresor sexual, que salió huyendo de la habitación y desapareció sin dejar rastro.

Las enfermeras y auxiliares de la planta escucharon los gritos de la víctima y vieron a un hombre salir a toda prisa de uno de los dormitorios. Tras corroborar con la paciente ingresada lo que le había ocurrido, fue el propio servicio de Enfermería del hospital el que avisó a la Ertzaintza, indicaron fuentes de Cruces.

Declaración de testigos

El suceso ha conmocionado a la comunidad sanitaria del hospital vizcaíno, que atiende a cerca de un millón de pacientes al año. Los trabajadores no aciertan a entender cómo alguien puede valerse de la discapacidad de una persona para abusar de ella. Están acostumbrados a tener que tratar a víctimas de agresiones sexuales, pero no recuerdan un caso de abusos dentro del propio hospital.

La Ertzaintza ha abierto una investigación para intentar localizar al autor de la agresión sexual. Además de recoger la denuncia de la víctima, agentes de la Policía autonómica han tomado declaración en el mismo centro hospitalario a posibles testigos de los hechos en los últimos días para, a través de la descripción física y de otros detalles, intentar localizar al presunto autor de un hecho tan deleznable.

Los primeros indicios apuntan a que el sospechoso podría haber vigilado a la víctima con anterioridad, por lo que sabía que en ese momento iba a estar sola e indefensa. Los policías sospechan que puede tratarse de un familiar sin escrúpulos de otro paciente o de alguien ajeno al hospital, indicaron fuentes cercanas al caso.

Fotos

Vídeos